sábado, 23 de noviembre de 2013

En noviembre, la tierra duerme...pero yo, no!

Tarde gris, otoñal, fría y lluviosa. 

Escenario perfecto para sentarme ante la pantalla del ordenador y repasar algunas de las cosas que he hecho en este mes que ya acaba.

Noviembre es un mes-transición, un tanto anodino. Un eslabón entre las aún aceptables temperaturas de octubre, el relumbrón que supone para la ciudad de Oviedo, y para el resto del Principado de Asturias, la celebración de los Premios Príncipe y el espeluznante diciembre, con sus puentes y sus fiestas llenas de falsas luces de colores.

Pero, sí, sí. En noviembre nos "sumergimos" (odio esta expresión tan manida en la que he caído irremediablemente) en multitud de cursos, talleres, jornadas, presentaciones... en los que nos cuentan, anotamos, nos enteramos, asentimos, conocemos, reactualizamos, reciclamos, etc, otros tantos datos nuevos, ya sabidos, sorprendentes, contrastantes... que luego archivamos en nuestra memoria, utilizamos, o no, compartimos con nuestra familia, amigos, colegas de trabajo, y algunos, escribimos en los post de nuestros blogs, de manera más extensa, o en otras RSS.

Llegados a este punto...
                                                                                

Sigamos...

Este mes de noviembre está resultando muy académico para mí, ya que, hasta la fecha, he disfrutado, entre otros temas de los que también me gustará hablaros en otros post, desde la primera sesión, el viernes 8 de noviembre, hasta hoy sábado 23, de las estupendísimas jornadas sobre "La Cámara Santa y su tiempo", organizadas por la Asociación de Profesionales Independientes de la Arqueología de Asturias (APIAA) que bien dirige Juan R. Muñiz.

Para esta primera edición, prepararon un ciclo de conferencias que fueron impartidas en el salón de actos del Museo Arqueológico de Asturias y que han versado, para empezar, el viernes 8 sobre: "El inicio y desarrollo de la arquitectura cristiana en el Imperio Romano de Occidente. El caso de la Cámara Santa", que fue impartida por Pablo S. Zambruno, de la Universidad Santo Tomás de Roma, y "La reforma románica de la Cámara Santa", ofrecida por el arqueólogo de la Consejería de Cultura, César García de Castro, presentados ambos en global, y las jornadas, en particular, por el vicario general de la Diócesis de Oviedo, Jorge Sangrador.  
                                                                                 

Sobre estas líneas, el arqueólogo y experto en la Cámara Santa, García de Castro (derecha), presentado por Juan R.Muñiz inicia su conferencia.


 En la foto de arriba, el público que llenaba el coqueto salón de actos. 

En primera fila, el canónigo Agustín Hevia, archivero de la Catedral de Oviedo y el arqueólogo Sergio Ríos, con quién coincidí en la Facultad de Historia. Él seguiría la rama de Arqueología, yo la de Historia del Arte.

El viernes siguiente, día 15 y presentados por el archivero mayor de la Catedral de Oviedo, el canónigo Agustín Hevia, se habló de "La Celebración litúrgica en las iglesias asturianas. El rito gotho-hispánico", conferencia ofrecida por el sacerdote Manuel González López-Corps y, para cerrar la jornada, el arqueólogo Sergio Ríos González nos ofreció una interesante ponencia sobre "Las excavaciones arqueológicas en torno a la Cámara Santa". 

Aquí aparecen posando, Ríos, González López-Corps, Hevia y el presidente de APIAA
                                                                                  


 Sobre estas líneas, un aspecto del salón de actos, en la tarde del viernes 15.

Una pena que no pudiera acudir a las conferencias del viernes 22, pero sí que asistí a las actividades fuera del Museo Arqueológico, que nos llevaron a San Julián de los Prados, al Centro de Interpretación del Prerrománico del Naranco y a ambos monumentos: Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo.

Como la actividad del sábado 9 se celebró en San Julián de los Prados y allí está prohibido absolutamente hacer fotos en el interior, no os puedo ofrecer ninguna imagen de la conferencia que nos dió César García de Castro sobre el impresionante templo ofrecido por Alfonso II el Casto a los mártires Julián y Basilisa, pero sí que, de la que llegaba a él, hice esta foto de la cabecera, con la famosa "cámara del tesoro", una leyenda más, según los patrimonistas más puristas, y no les falta razón.

 A la izquierda de Santullano, la torre y el pináculo de la Catedral de Oviedo y más a la izquierda, algunas de las naves de la Fábrica de Armas de la Vega, cuyos terrenos encierran un interesantísimo secreto que García de Castro nos desveló y que te contaré si me dejas que te guíe por Oviedo: www.visitasguiadasporasturias.com
                                                                               

 Y llegados a este punto de la tarde...


Una buena taza de chocolate bien caliente para recordar la estupenda mañana iniciada en el Centro de Recepción e Interpretación del Prerrománico Asturiano, en la falda del Naranco... y entrar en calor!
                                                                                   

Jorge Hevia, (al fondo, a la derecha, con gabardina) uno de los arquitectos, junto a Cosme Cuenca, responsables de ejecutar desde 1997 el Plan Director de la Catedral de Oviedo, nos ofreció, primero en pantalla, y después recorriendo junto a él los paneles de la exposición sobre los "Estudios Complementarios de la Cámara Santa", un interesante detalle de todas las afectaciones, e intervenciones posteriores que ha sufrido la Cámara Santa, tanto a principios de siglo, como tras los bélicos y destructivos destrozos debido a la llamada Revolución de Octubre, y sus consiguientes restauraciones de los años 1918 y 1941.

Asimismo, también nos reveló importantes datos sobre el Arca Santa y la nueva colocación de las demás reliquias, al igual que nos avanzó exclusivas novedades en torno a la restauración del oratorio palatino de Alfonso II el Casto, las cuales, dentro de cinco meses, aproximadamente, ya se podrán admirar en la restaurada Cámara Santa tras esta nueva y definitiva etapa restauradora. 

Yo te las puedo contar.


Como los curiosos y "lujosos" ojos de Santo... Te gustaría saber de cuál de los apóstoles?

Si te apetece conocer todos estos detalles, ya sabes donde me tienes: www.visitasguiadasporasturias.com

A estas alturas del post, creo que aún no se me ha quitado el proverbial frío que se puede pasar un 23 de noviembre en Santa María del Naranco y en San Miguel de Lillo después de una intensa y prolongada visita guiada como las que, tras la exposición al "calor" del C.I. del Prerrománico, nos han brindado, dentro de las actividades externas de estas apasionantes jornadas, Miguel Polledo (Santa María del Naranco) y Santiago Calleja (San Miguel de Lillo), guías ambos del Patrimonio Cultural asturiano y a los que conozco por ser guías también en las cuevas de Tito Bustillo.
                                                                             

En el centro, con chubasquero azul, Miguel Polledo, nuestro guía.
La visita consistió en el exterior y el interior: planta baja y planta alta de Santa María del Naranco.


Polledo nos ofreció en su relato muchas novedades de las que tomé buena nota. Son datos que he reactualizado, de los ya sabidos, ampliados y mejorados por la narración de expertos en el tema.

Es absurdo que os cuente en el blog lo que os puedo contar en persona, no os parece?

Para finalizar y como los asistentes éramos tantos (en torno a cincuenta) y estábamos divididos en dos grupos, intercambiamos guía y monumento con las otras personas que ya bajaban de San Miguel de Lillo.

Como ya os comenté, fue Santiago Calleja quien se encargó de hacernos un pormenorizado relato de todo lo que concierne, artística, histórica y arqueológicamente, a San Miguel de Lillo. 
                                                                                  

Allí estábamos, en la cabecera añadida a San Miguel de Lillo, cuyo derrumbe, según nos comentó el guía de Patrimonio, pudo tener lugar al final de su construcción total, debido a diversos factores, como los que suelo comentar a los clientes de mis visitas guiadas.

Tanto a esta visita, como a la de Santa María del Naranco nos acompañó el arqueólogo José Antonio Fernández de Córdoba, que ejercía asimismo como fotógrafo para la propia Asociación.

Como agradecimiento a esta buena idea y al esfuerzo que les ha debido suponer la organización de estas jornadas, patrocinadas por el Ayuntamiento de Oviedo, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura y la Comisión Nacional Española de Cooperación con la UNESCO, y que también han contado con la colaboración del Arzobispado de Oviedo,el Gobierno del Principado de Asturias, el C.I. del Prerrománico Asturiano y el Museo Arqueológico de Asturias, quise posar con el presidente de APIAA (www.asociacionapiaa.com) Juan R. Muñiz, que además, tiene una sobrina muy pequeña, pero ya muy interesada en asistir a todas las conferencias y actividades que se prepararon sobre este, en ocasiones, arduo y complicado tema para una niña de apenas diez años.

No está mal ese tipo de herencias!
                                                                                 

La verdad es que he constatado algo que ya sabía: que la gente tenemos hambre de cultura, deseos de historia, avidez de piedra, de moldura, de contrafuerte, de secretos revelados que nos ayudan a conocer mejor el porqué de cómo éramos, como somos y a proteger con todo nuestro corazón, nuestro maravilloso Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que son nuestros monumentos prerrománicos. 

Les deseo mucho éxito en todas sus tareas arqueológicas del día a día en nuestro Principado, a estos auténticos buscadores, halladores y reveladores de secretos (léase en femenino también, por favor) que son los y las arqueólogos de nuestra región.

Ya a la espera de las próximas jornadas!

Y dicho esto...