jueves, 25 de abril de 2013

La espléndida belleza de las lilas blancas

                                                                                 

Se va el mes de abril, espacio de tiempo que he vivido con intensidad, en los escenarios que ofrecen la lluvia, el sol, el frío, o el inesperado calor, por este orden, y ya en las tablas, con un montón de vivencias de las que pasaré a hacer balance en otros post, espero no demasiado distanciados.

Antes de que se marchiten del todo, pues ya sabéis que las lilas son unas de las flores más delicadas que hay, salgo, cámara en mano al jardín, y recojo, en estas prematuras tardes soleadas de abril, la belleza rotunda, de un blanco purísimo, que me ofrece el lilar, cada año más crecido, y este año más, debido a las lluvias que hemos tenido por aquí.
                                                                             

Lo que yo no sabía es que "Lilas blancas" fue también el título de una película en la que apareció, por primera vez tras los focos, la no menos azucarada y bellísima Romy Schneider acompañando a su madre, la también actriz, Magda Schneider y en la que parece, la jovencísima Romy, interpreta el tema central de la B.S.O. del film. Cosas inesperadas que te ofrece Wikipedia...

Bajo estas líneas, el cartel de la película, años 50.


Las lilas blancas son símbolo, según el lenguaje de las flores, de juventud e inocencia, encarnadas en aquellos días en la belleza almibarada de Romy Schneider y virtudes que, aunque resulten difícil de mantener, por motivos evidentes, deberíamos, al menos, valorar en las personas que aún las conserven.


Hace cuánto que no te regalan unas flores?
Aquí te dejo unas lilas, efímeras, pero auténticas.