jueves, 28 de noviembre de 2013

Turismo accesible: una obviedad largamente deseada

Aunque escribo con un cielo azul, traicionero, que inicialmente prometería temperaturas templadas, en el exterior hay poco menos de diez frescos, fresquísimos grados. 
Es la despedida a este noviembre sorpresivamente frío, antesala del conjunto de 31 días, cuenta atrás para un nuevo año, el inminente 2014.

Dentro de los treinta huecos que, en forma de día, conforman el planning de noviembre, los ha habido con una cierta actividad, otros con menos, y alguno que otro con un buen movimiento de causas y cosas.

Dos de ellos han sido los que me han llevado, la semana pasada, a Gijón, en concreto a la Universidad Laboral, esa inmensa y espectacular mole arquitectónica creada por el arquitecto Luis Moya Blanco quién, a la cabeza de un excelente equipo construyó un monumental equipamiento destinado, en un principio a dar cobijo y enseñanzas a los hijos de los mineros de Asturias, muertos en accidente de trabajo. 

En la actualidad, La Laboral acoge diversas instituciones y actividades como en la que participé hace unos días.
                                                                                 

Sobre estas líneas, una vista aérea sobre el patio y las crujías, desde la torre de La Laboral, de más de 100 metros de altitud. 

La torre y el edificio entero es uno de los mayores atractivos de nuestras www.visitasguiadasporasturias.com, y nuestros clientes quedan sorprendidos de lo que allí ven. 

Pero yo a lo que me acercaba allí esos lluviosos y fríos jueves y viernes de la pasada semana, era a celebrar esas dos jornadas sobre "Turismo accesible y Atención al Cliente con discapacidad u otras necesidades diversas".

Se presentaba éste como un "curso de 10 horas de duración" organizado por PREDIF (Plataforma de Representación Estatal de Discapacitados Físicos) con la colaboración del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales "Jovellanos" de la Universidad de Oviedo, Gijon Calidad Turística y el Máster en dirección y planificación del Turismo, asistiendo en la mayoría, alumnos de todas estas instituciones académicas y también profesionales del sector turístico de las administraciones públicas locales y/o de las empresas turísticas locales. 

Entre ellas, servidora, como guía de Turismo del Principado de Asturias.
                                                                            

Los profesores-conductores de las dos jornadas fueron tres profesionales vinculados al Área de Accesibilidad PREDIF: los arquitectos Ignacio Osorio de Rebellón Villar y Carlos Albánez Iglesias, y el técnico Isidro Martín del Río

Las jornadas se celebraron en la Sala Azul de la Laboral. En ocasiones demasiado calurosa, pero espaciosa y luminosa. 

Fuera, la lluvia se empleaba a fondo en el Gijón más monumental y también rural.

En el acto de apertura participaron en la mesa dándonos la bienvenida: la concejala de Bienestar Social del Ayuntamiento de Gijón, Eva María Illán, la decana de la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales "Jovellanos", Eugenia Suárez, Javier Rubio Melgar, presidente de ASPAYM Asturias y representante en Asturias de PREDIF, el coordinador del Master en Dirección y Planificación del Turismo, Enrique Loredo y el presidente de la Asociación "Gijón Calidad Turística" Alberto Martínez que ejerció de conductor del acto, amén de introducir las jornadas bajo su prisma como presidente de dicha asociación.

Por cierto, que la concejala Eva Illán arrojó un interesante dato sobre la mesa: sólo once establecimientos de Gijón (comercios, empresas, etc) accedieron a que se les analizara como accesibles. Lo cual dice mucho, ¿no os parece?

Asimismo, Javier Rubio, de ASPAYM y PREDIF también reseñó el "nicho económico" que supone el turismo que demandan las personas con discapacidad: es un cliente fiel, precisa de la compañía de un acompañante, atrae a otros clientes, son personas pensionadas, y su estancia implica una cadena de accesibilidad: autobús, hotel, etc, etc

La primera ponencia corrió a cargo de Isidro Martín, técnico del Área de Discapacidad de PREDIF quién se encargó de concretar y determinar los conceptos de "minusvalía", "deficiencia"... y enseñarnos cuáles son las expresiones y actitudes que se deben utilizar correctamente en nuestra relación con personas ciegas, o discapacitadas físicas. 

El tema desarrollado fue la "Atención al cliente con discapacidad y con necesidades diversas".

Se intentó ilustrar el desarrollo del argumento con unos interesantes vídeos que fueron imposibles de visionar por más técnicos de sonido e imagen que iban llegando para intentar solucionarlo.

Isidro, en su estupenda intervención, toda de pie, nos hizo conocer en la actividad práctica programada: "Ponte en mi lugar" las barreras físicas a las que se enfrenta el colectivo de personas con discapacidad en su vida cotidiana.

Para ello se manejaron sillas de ruedas, antifaces, bastones con diferentes punteros...

Ya el segundo día, viernes, la jornada comenzó con una mesa, un tanto sosa y algo breve, sobre "Buenas prácticas de Turismo Accesible en España" con la presencia en la misma de Susana Noriega, responsable del mantenimiento del Jardín Botánico de Gijón, Juan Alija, director del Trypp Pelayo de Gijón y Elena Álvarez, responsable del Área de Mediación de la Laboral.

Abajo, los intervinientes en la misma acompañados, a la izquierda, por Ignacio Osorio de Rebellón, de PREDIF.
                                                                                   

Bajo estas líneas, las vocales de ASPAYM Victoria Ruiz y Carmen Rivero interviniendo en el acto con cuestiones muy interesantes y con casos prácticos, ya que, en la sala fueron de las pocas personas que representaban al colectivo protagonista de la jornada. Un dato curioso, verdad?
                                                                           

Finalmente ya fueron los dos arquitectos y técnicos de PREDIF, Carlos Albanez Iglesias e Ignacio Osorio de Rebellón Villar quiénes se hicieron cargo del resto de la mañana, demostrando que son unos auténticos profesionales, no sólo de la arquitectura, sino también de la puesta en escena y de la sabia transmisión de sus conocimientos.

Bajo estas líneas, Carlos Albánez.
                                                                                  

Como podéis ver e imaginar, el éxito de convocatoria estaba asegurado, pues la gran mayoría eran estudiantes jóvenes de las instituciones académicas y del máster ya citados. 

También, entre el público asistente pude detectar la presencia de un experto en "aislamiento de personas" que se les debió de colar en unas jornadas en la que la integración y la accesibilidad eran los argumentos por excelencia, algo que ciertas personas manejan, pero a la inversa.

Ya se sabe que, en muchas ocasiones, las apariencias, engañan.

Entre el público y en primera fila, mi amigo, el arquitecto gijonés Diego Cabezudo, actualizando conocimientos.
                                                                                     

También disfrutamos con Ignacio Osorio de Rebellón de la actividad práctica: "¿Cómo hacer un autodiagnóstico y ofrecer la información al cliente de forma correcta?"
                                                                       

Para ello, utilizamos las instalaciones de la propia Universidad Laboral como "conejillo de Indias": cuartos de baño, mobiliario, mostradores, entrada, puerta de acceso, suelo, ascensores... y los sometimos a análisis valiéndonos de luxómetros (medidor de iluminación ambiental), clinómetros (sirven para medir, de manera indirecta, la altura de postes, árboles...) , metros y fichas de evaluación de accesibilidad. 

En la imagen de arriba y en la de abajo, Ignacio y el resto de participantes, midiendo, valorando, calificando...


Aunque las jornadas estaban pensadas y orientadas al sector turístico, todos nosotros, sin excepción, y empezando por los niños y niñas en el colegio, deberíamos de tener en nuestras casas y en los materiales escolares, un folleto, unos talleres, o una formación periódica sobre las recomendaciones generales de atención a clientes con necesidades especiales. 

Tampoco hace falta que sean "clientes". Puede ser un familiar, o nosotros mismos.

Discapacidades físicas, visuales, auditivas e intelectuales tienen todas sus necesidades que, no sólo se manifiestan cuando salen de excursión, de vacaciones, a almorzar, a un hotel, a una visita guiada, sino también en sus propias casas, colegios, comercios, calles, en la vida en general, en el día a día, y deben ser solucionadas porque la accesibilidad es una palabra que TODOS empleamos y TODOS necesitamos disfrutar.

Mi opinión sobre las jornadas, fallos técnicos aparte y descompensación de ponencias, es que, como primer paso, no han estado mal, pero yo he echado en falta una mayor presencia y duración en las mesas y ponencias de personas con discapacidades, para que, a partir de su testimonio vital, nos enseñen ellos a nosotros cómo podemos hacerles la vida más fácil, y de paso las personas que no sufrimos ninguna discapacidad, al menos de momento, lo disfrutemos también, porque la ACCESIBILIDAD es una NECESIDAD para TODOS.

En la despedida, Ignacio y Carlos posaron conmigo para mi iPhone, manejado por Diego Cabezudo, y por la mala iluminación, no por la experta mano de un avezado fotógrafo, salió la foto como salió, pero como recuerdo, vale.
                                                                         

                                                                              
                                                                          
                                                                                


sábado, 23 de noviembre de 2013

En noviembre, la tierra duerme...pero yo, no!

Tarde gris, otoñal, fría y lluviosa. 

Escenario perfecto para sentarme ante la pantalla del ordenador y repasar algunas de las cosas que he hecho en este mes que ya acaba.

Noviembre es un mes-transición, un tanto anodino. Un eslabón entre las aún aceptables temperaturas de octubre, el relumbrón que supone para la ciudad de Oviedo, y para el resto del Principado de Asturias, la celebración de los Premios Príncipe y el espeluznante diciembre, con sus puentes y sus fiestas llenas de falsas luces de colores.

Pero, sí, sí. En noviembre nos "sumergimos" (odio esta expresión tan manida en la que he caído irremediablemente) en multitud de cursos, talleres, jornadas, presentaciones... en los que nos cuentan, anotamos, nos enteramos, asentimos, conocemos, reactualizamos, reciclamos, etc, otros tantos datos nuevos, ya sabidos, sorprendentes, contrastantes... que luego archivamos en nuestra memoria, utilizamos, o no, compartimos con nuestra familia, amigos, colegas de trabajo, y algunos, escribimos en los post de nuestros blogs, de manera más extensa, o en otras RSS.

Llegados a este punto...
                                                                                

Sigamos...

Este mes de noviembre está resultando muy académico para mí, ya que, hasta la fecha, he disfrutado, entre otros temas de los que también me gustará hablaros en otros post, desde la primera sesión, el viernes 8 de noviembre, hasta hoy sábado 23, de las estupendísimas jornadas sobre "La Cámara Santa y su tiempo", organizadas por la Asociación de Profesionales Independientes de la Arqueología de Asturias (APIAA) que bien dirige Juan R. Muñiz.

Para esta primera edición, prepararon un ciclo de conferencias que fueron impartidas en el salón de actos del Museo Arqueológico de Asturias y que han versado, para empezar, el viernes 8 sobre: "El inicio y desarrollo de la arquitectura cristiana en el Imperio Romano de Occidente. El caso de la Cámara Santa", que fue impartida por Pablo S. Zambruno, de la Universidad Santo Tomás de Roma, y "La reforma románica de la Cámara Santa", ofrecida por el arqueólogo de la Consejería de Cultura, César García de Castro, presentados ambos en global, y las jornadas, en particular, por el vicario general de la Diócesis de Oviedo, Jorge Sangrador.  
                                                                                 

Sobre estas líneas, el arqueólogo y experto en la Cámara Santa, García de Castro (derecha), presentado por Juan R.Muñiz inicia su conferencia.


 En la foto de arriba, el público que llenaba el coqueto salón de actos. 

En primera fila, el canónigo Agustín Hevia, archivero de la Catedral de Oviedo y el arqueólogo Sergio Ríos, con quién coincidí en la Facultad de Historia. Él seguiría la rama de Arqueología, yo la de Historia del Arte.

El viernes siguiente, día 15 y presentados por el archivero mayor de la Catedral de Oviedo, el canónigo Agustín Hevia, se habló de "La Celebración litúrgica en las iglesias asturianas. El rito gotho-hispánico", conferencia ofrecida por el sacerdote Manuel González López-Corps y, para cerrar la jornada, el arqueólogo Sergio Ríos González nos ofreció una interesante ponencia sobre "Las excavaciones arqueológicas en torno a la Cámara Santa". 

Aquí aparecen posando, Ríos, González López-Corps, Hevia y el presidente de APIAA
                                                                                  


 Sobre estas líneas, un aspecto del salón de actos, en la tarde del viernes 15.

Una pena que no pudiera acudir a las conferencias del viernes 22, pero sí que asistí a las actividades fuera del Museo Arqueológico, que nos llevaron a San Julián de los Prados, al Centro de Interpretación del Prerrománico del Naranco y a ambos monumentos: Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo.

Como la actividad del sábado 9 se celebró en San Julián de los Prados y allí está prohibido absolutamente hacer fotos en el interior, no os puedo ofrecer ninguna imagen de la conferencia que nos dió César García de Castro sobre el impresionante templo ofrecido por Alfonso II el Casto a los mártires Julián y Basilisa, pero sí que, de la que llegaba a él, hice esta foto de la cabecera, con la famosa "cámara del tesoro", una leyenda más, según los patrimonistas más puristas, y no les falta razón.

 A la izquierda de Santullano, la torre y el pináculo de la Catedral de Oviedo y más a la izquierda, algunas de las naves de la Fábrica de Armas de la Vega, cuyos terrenos encierran un interesantísimo secreto que García de Castro nos desveló y que te contaré si me dejas que te guíe por Oviedo: www.visitasguiadasporasturias.com
                                                                               

 Y llegados a este punto de la tarde...


Una buena taza de chocolate bien caliente para recordar la estupenda mañana iniciada en el Centro de Recepción e Interpretación del Prerrománico Asturiano, en la falda del Naranco... y entrar en calor!
                                                                                   

Jorge Hevia, (al fondo, a la derecha, con gabardina) uno de los arquitectos, junto a Cosme Cuenca, responsables de ejecutar desde 1997 el Plan Director de la Catedral de Oviedo, nos ofreció, primero en pantalla, y después recorriendo junto a él los paneles de la exposición sobre los "Estudios Complementarios de la Cámara Santa", un interesante detalle de todas las afectaciones, e intervenciones posteriores que ha sufrido la Cámara Santa, tanto a principios de siglo, como tras los bélicos y destructivos destrozos debido a la llamada Revolución de Octubre, y sus consiguientes restauraciones de los años 1918 y 1941.

Asimismo, también nos reveló importantes datos sobre el Arca Santa y la nueva colocación de las demás reliquias, al igual que nos avanzó exclusivas novedades en torno a la restauración del oratorio palatino de Alfonso II el Casto, las cuales, dentro de cinco meses, aproximadamente, ya se podrán admirar en la restaurada Cámara Santa tras esta nueva y definitiva etapa restauradora. 

Yo te las puedo contar.


Como los curiosos y "lujosos" ojos de Santo... Te gustaría saber de cuál de los apóstoles?

Si te apetece conocer todos estos detalles, ya sabes donde me tienes: www.visitasguiadasporasturias.com

A estas alturas del post, creo que aún no se me ha quitado el proverbial frío que se puede pasar un 23 de noviembre en Santa María del Naranco y en San Miguel de Lillo después de una intensa y prolongada visita guiada como las que, tras la exposición al "calor" del C.I. del Prerrománico, nos han brindado, dentro de las actividades externas de estas apasionantes jornadas, Miguel Polledo (Santa María del Naranco) y Santiago Calleja (San Miguel de Lillo), guías ambos del Patrimonio Cultural asturiano y a los que conozco por ser guías también en las cuevas de Tito Bustillo.
                                                                             

En el centro, con chubasquero azul, Miguel Polledo, nuestro guía.
La visita consistió en el exterior y el interior: planta baja y planta alta de Santa María del Naranco.


Polledo nos ofreció en su relato muchas novedades de las que tomé buena nota. Son datos que he reactualizado, de los ya sabidos, ampliados y mejorados por la narración de expertos en el tema.

Es absurdo que os cuente en el blog lo que os puedo contar en persona, no os parece?

Para finalizar y como los asistentes éramos tantos (en torno a cincuenta) y estábamos divididos en dos grupos, intercambiamos guía y monumento con las otras personas que ya bajaban de San Miguel de Lillo.

Como ya os comenté, fue Santiago Calleja quien se encargó de hacernos un pormenorizado relato de todo lo que concierne, artística, histórica y arqueológicamente, a San Miguel de Lillo. 
                                                                                  

Allí estábamos, en la cabecera añadida a San Miguel de Lillo, cuyo derrumbe, según nos comentó el guía de Patrimonio, pudo tener lugar al final de su construcción total, debido a diversos factores, como los que suelo comentar a los clientes de mis visitas guiadas.

Tanto a esta visita, como a la de Santa María del Naranco nos acompañó el arqueólogo José Antonio Fernández de Córdoba, que ejercía asimismo como fotógrafo para la propia Asociación.

Como agradecimiento a esta buena idea y al esfuerzo que les ha debido suponer la organización de estas jornadas, patrocinadas por el Ayuntamiento de Oviedo, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura y la Comisión Nacional Española de Cooperación con la UNESCO, y que también han contado con la colaboración del Arzobispado de Oviedo,el Gobierno del Principado de Asturias, el C.I. del Prerrománico Asturiano y el Museo Arqueológico de Asturias, quise posar con el presidente de APIAA (www.asociacionapiaa.com) Juan R. Muñiz, que además, tiene una sobrina muy pequeña, pero ya muy interesada en asistir a todas las conferencias y actividades que se prepararon sobre este, en ocasiones, arduo y complicado tema para una niña de apenas diez años.

No está mal ese tipo de herencias!
                                                                                 

La verdad es que he constatado algo que ya sabía: que la gente tenemos hambre de cultura, deseos de historia, avidez de piedra, de moldura, de contrafuerte, de secretos revelados que nos ayudan a conocer mejor el porqué de cómo éramos, como somos y a proteger con todo nuestro corazón, nuestro maravilloso Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que son nuestros monumentos prerrománicos. 

Les deseo mucho éxito en todas sus tareas arqueológicas del día a día en nuestro Principado, a estos auténticos buscadores, halladores y reveladores de secretos (léase en femenino también, por favor) que son los y las arqueólogos de nuestra región.

Ya a la espera de las próximas jornadas!

Y dicho esto...    
                                                                           

                                       





lunes, 4 de noviembre de 2013

José María Olazábal, un sencillo y gran príncipe de los Deportes


Otra de las entrevistas que he realizado para la revista TIEMPO en esta edición 2013 de los Premios Príncipe de Asturias, ha sido la de José María Olazábal, galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes.
  
Olazábal ha sido, es y será, seguro, un estupendo golfista, vinculado en su etapa más exitosa al ya fallecido maestro Severiano Ballesteros, a quién, a lo largo de todas mis pesquisas para la preparación de la entrevista, y a lo largo de la misma, he descubierto y me ha quedado claro que Olazábal guarda un inmenso cariño y respeto.
  
La entrevista tuvo lugar en el famoso hall del Hotel de la Reconquista. 
Bajo estas líneas, Olazábal respondiendo a alguna de mis preguntas. 

 
                                                                                       

Al finalizar nos estrechamos fuerte la mano. Me pareció un hombre muy sensible y muy de afectos para siempre.

El fotógrafo para esta entrevista fue mi antiguo compañero del extinto periódico La Voz de Asturias, Pablo Lorenzana que, como otros estamos, se está buscando la vida y el trabajo en lo que queda de este mundo del periodismo regional, y de la fotografía en general. 
  
Le deseo mucha suerte a Pablo, porque cuando realizábamos juntos la sección "La Lupa", no siempre en escenarios demasiado favorables, siempre me ha tratado muy bien, y en mi opinión se merece todo lo mejor.  

Él ha hecho las fotos, no sólo para TIEMPO, sino también, ya con mi cámara, alguna de recuerdo para mi blog, como las que veremos en este post.
                                                                            
Ya al final, Chema Olazábal posó con nosotros muy amablemente.

La entrevista la podéis leer en la edición impresa de la revista TIEMPO que ha salido el viernes pasado, pero también, pinchando este link:

                                                                           
Como siempre, espero que os guste!

viernes, 1 de noviembre de 2013

Miguel Carballeda, un príncipe de la concordia

Esta última semana del mes de octubre ha salido en la revista TIEMPO la entrevista que le hice al presidente de la ONCE, Miguel Carballeda, a quién, como representante de dicha institución, el jurado correspondiente de la Fundación Príncipe de Asturias le había concedido el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en esta pasada edición de los Premios Príncipe de Asturias.
La entrevista tuvo lugar en la sede del Consejo General de la ONCE, un precioso palacete modernista de principios del siglo XX, que perteneció a una señora llamada Basilia Avial y que está ubicado en el Bario de Salamanca donde se me citó en una soleada mañana madrileña.
                                                                               

El palacete tiene los típicos elementos modernistas, incluídas las habituales y elaboradas tallas de madera en techos, puertas, zócalos y molduras, y una imponente escalinata de mármol, con barandilla de bronce, que recibe al recién llegado con la inequívoca combinación tan modernista de líneas rectas y curvas, en su trazado.

Ante tales maravillas artísticas, no me pude reprimir e hice algunas fotos del maravilloso artesonado y las vidrieras, cuyos autores estaría por asegurar, podrían ser los conocidísimos maestros franceses de la Casa Maumejean.
                                                                               
 

Una imagen de la trabajada escalera y su balaustre, con la farola de bronce de varios brazos y en el rellano, la vidriera, espectacular.

 

Miguel Carballeda es un señor encantador que me atendió fenomenal. 
Todo un líder. Un buen gallego. Listo, afectuoso, resolutivo y suave a partes iguales. 
 Percibí en él una gran talla humana y profesional, pues conoce la ONCE desde sus orígenes, ha trabajado como vendedor y en todos los estamentos de dicha organización, y como dice el refrán "el que fue cocinero antes que fraile, lo que pasa en la cocina, todo lo sabe". 
Además, para deleite de esta periodista, se expresa sin miedo a decir la verdad y con gran claridad. 

Ninguna de las respuestas que me dió tenían desperdicio, para desesperación mía, pues para publicar la entrevista en la revista, como en todos los espacios impresos, debemos ceñirnos a la carga de texto habitual.

Carballeda está apoyado en las tareas de prensa, entre otros, por el periodista José María Prieto, un chico muy agradable, con el que también pude charlar un rato, y que estuvo presente, lógicamente, en la entrevista y posterior posado del presidente para la foto. 

Además, para más gozo personal, el presidente de la ONCE adora la radio, (¡yo, que he trabajado en la radio, delante de un micrófono, veintiséis años de mi vida...!) y tiene una página web que está genial:  http://www.laradioquemepario.com/ ¡No dejéis de visitarla!

Bajo estas líneas, Miguel Carballeda y servidora, en plena entrevista, en su luminoso despacho del Consejo General.
                                                                                  


Bajo estas líneas, un momento del making of. 
David García, el estupendo fotógrafo de Grupo ZETA, haciendo su trabajo.


                                                                            
He tenido y tengo un contacto muy directo y durante muchos años con personas ciegas. 

Dos, en concreto. Una a nivel académico, y otra, a nivel familiar, y en ese sentido, conecté magníficamente con Miguel Carballeda, pues una cosa es conocer a algún ciego, a la ONCE, imaginarse como puede ser ese tipo de discapacidad, etc, y otra es haber recibido clases de un profesor ciego durante años, haberle leído y grabado libros enteros en largas tardes de verano, haber compartido otras vivencias religiosas y académicas con esa persona y, por otra parte, igualmente, haber vivido bien de cerca, la evolución y la vida de un niño ciego de la familia, desde su nacimiento hasta estos días. 

Entonces, la "visión" que se tiene de la ceguera, es bien distinta.

Cuando salí de allí, llevaba una sonrisa en la cara que se me tardó en quitar. Me la había contagiado él con su fuerza, con su amabilidad,  con la verdad de sus palabras, con su fé en lo que está haciendo... 

Su trabajo y su papel como presidente de la ONCE representa todo lo que les llevó a los ciegos a, tras 75 años de historia de la ONCE, conseguir ese merecidísimo Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Enhorabuena de todo corazón, una vez más!

El momento de la entrega, todos lo tenemos presente... Fue maravilloso.

Acompañado en el escenario por la adorable e inteligentísima Cristina Lucchese y su perro-guía Brezzy y la mágica niña Liv Parlee Cantin, toda una revelación como futura pianista y cantante, Carballeda elevó a la ONCE a la órbita mundial con la bellísima y muy entrañable escena de tres personas ciegas y a un perro-guía, tan felices, tan sonrientes, representando en el escenario del Teatro Campoamor de Oviedo a todos los ciegos de España y del mundo, el reconocimiento a su lucha, y a su ejemplo con su trabajo diario de colaboración, apoyo y concordia entre todos los afiliados a esta organización, ya internacional.

Os paso el link de acceso, por si no lo habéis visto.

Aunque merece la pena ver la llegada de los Príncipes, los premiados, las intervenciones, etc, ellos tres recogen el Premio de la Concordia en el minuto 58 del acto, perfectamente cronometrado.


La entrevista la podéis leer en la revista TIEMPO, y también en este enlace:
http://www.tiempodehoy.com/entrevistas/miguel-carballeda
                                                                                     

 ¡Espero que os guste!



jueves, 31 de octubre de 2013

El otoño, pórtico de espera para la interiorización invernal

¡No me digáis que el otoño no os revoluciona la vida!

Las neuronas, las hormonas, las horas, las temperaturas, la luz, el trabajo...Todo es víctima, o gozo, de esta nueva, cambiante y algo desestabilizante estación.
                                                                                 

Ya os aviso de que hoy estoy un tanto nostálgica y un puntito romanticona y expectante...


He elegido este día y este tema para mi regreso al blog, más de un mes después del último post.

He tenido algo más de trabajo (gracias a Dios) y prefiero sentarme con calma y dedicación cuando veo que tengo un hueco grande en mi día y, por supuesto cosas que contaros, a escribir tonterías cada día, por salir del paso.
                                                                                  

Aprovechando el mediodía otoñal, y un tanto soleado, he he cogido mi sencilla cámara digital y, acompañada de una reticente perra (la mía) a la que no le gusta nada internarse en el bosque, y que, en cuanto avistó terreno conocido, me abandonó, he ido a empaparme un poco, antes de que el mal tiempo desanime e impida, del otoño, que ya está aquí y se está manifestando tímidamente.
                                                                                                                                                                 

 ¡El bosque está precioso en estos días!                                                                                                       

 ¡Qué fácil es dejarse engañar como si fuéramos niños y casi creernos esos entrañables relatos de las leyendas asturianas con el protagonismo de las xanas, los trasgos los cuélebres y demás seres mitológicos que se cuentan en torno a una fuente de castañas asadas, a una chimenea y a unas botellas de sidra!
                                                                                 

Miro las fechas y ya octubre queda atrás. Noviembre se presenta mañana, con esa fiesta de significado tan triste para algunos y que, para otros, sirve de vía de escape a destinos cercanos, familiares, propios, o como días para poner la casa, el armario, el despacho, la vida, al día, de cara a la nueva estación.                                                                                                                                                              
En el exterior, aunque no se ha manifestado en todo su esplendor, como se puede ver, el otoño ya acaricia las hojas de los árboles, algunos más vulnerables, como el nogal que ya las ha perdido casi todas. 
                                                                                  

 El castaño, allí va, colaborando a engrosar las reservas alimenticias de la fauna del bosque ofreciendo sus frutos a los jabalíes, corzos, ardillas, mustéridos, y demás familias y clanes cuadrúpedos, bípedos y aves rapaces que pueblan la masa arbórea cercana. 
                                                                                      

 Y el acebo (Ilexaquifoliumlinneo) o carrasco, espectacular en esta época, algunos (las hembras) con sus frutos rojos, los machos, con sus hojas tan brillantes y tan punzantes.                                                                                                                                                                  

Mientras hacía alguna de estas fotos, algún mirlo refugiado bajo sus ramas, se revolvía entre las hojas, tratando de escapar de mi presencia. 

A "su majestad", el urogallo, que también se alimenta de sus bolitas rojas, tóxicas para el hombre, no he tenido el gusto de verle por este bosque.
                                                                               

El acebo es una especie protegida aquí en Asturias, y cuya poda ilegal para venta en los mercadillos de Navidad está penada por la ley. Vamos, que si te pilla el SEPRONA, te puede caer una multa. 

Así que, más vale dejar crecer libres estas especies en el bosque y entretenerse yendo a coger castañas, o como se dice en asturiano: "ir a la gueta", siempre que sea un bosque propio o comunal, claro.
                                                                                                

En fin, con este post ya he satisfecho mi ración diaria de Naturaleza. 
Espero que os haya gustado y hayáis podido acompañarme, aunque haya sido dejándoos llevar por la imaginación.
                                                                                   

 Ahora sólo queda seguir disfrutando de estos buenos días que nos restan del otoño para sumergirnos con la inercia propia de los cambios de estaciones, en ese lago frío y gris que es el invierno, espacio en el calendario para la preparación y un semi-letargo reparador, cuyo tránsito, si ha estado bien hecho, nos ayudará a "resucitar" en primavera. 
                                                                                     

 Pero aún nos quedan algún post que otro para compartir!