miércoles, 14 de marzo de 2012

Nicolas Pellerin y sus Grandes Aulladores, aliados canadienses de la Alianza Francesa de Oviedo

He tenido el placer de asistir a un unplugged muy auténtico, el protagonizado hoy miércoles, por los músicos de folk quebecquianos que forman el trío comandado por Nicolas Pellerin y sus Grands Hurleurs (grandes aulladores): Simón Marion y Simón Lepage.

                                                                             
Los tres nos ofrecieron, en las instalaciones de la Alianza Francesa de Oviedo, y previo al concierto que protagonizarían hoy en el Salón de Actos de Cajastur, y mañana jueves 15 en Gijón, en el recinto ferial Luis Adaro, un encuentro a media tarde, en el que hubo, música francófona en directo y conversación con profesorado y alumnado.
                                                 
                                                                                  
Invitados por Cajastur, dentro del Ciclo "Músicas del Siglo XX", Pellerin, músico casi desde la cuna, estudioso del folklore de su país, graduado en música tradicional, violinista, y virtuoso de otros instrumentos, y sus colegas de grupo: el guitarrista de jazz, rock, etc...Simon Marion y el compositor y bajista Simon Lepage, compartieron, con el "selecto público" un pedacito de su puesta en escena.

Fue muy divertido tratar de comprender su francés canadiense, tan diferente del la lengua manejada en el país galo y llena de coloristas matices.


Entre los asistentes se encontraban ¡como no! y como orgullosa anfitriona, la directora del centro, Sabrina Clemente acompañada por parte de su equipo, como el profesor José Borges y otras colegas,  y también algunos alumnos y alumnas, además de otros aficionados a este estilo de música folk, tan característico en esta versión canadiense, que disfrutaron de la canciones recuperadas del repertorio tradicional quebecquiano, como las recogidas en su día, de un cuaderno de una joven, o las canciones con respuesta, muy típicas del repertorio musical en su país: ellos cantan un estribillo y el público repite, tal cual lo escucha.


También nos descubrió una costumbre que existe en los grupos de música tradicional de su región: el seguir el ritmo con los pies, bien desnudos, como él hizo sobre una pequeña tarima, o calzados, con los zapatos que nos mostró al final, de suela recia, para marcar bien los compases.

                                                                                
Música instrumental y con letra, de su nuevo álbum "El Pequeño Grano de Oro" y de otros repertorios, para una tarde en la que la primavera se colaba ya por las aulas.
Si aún estás a tiempo, no dejes de perderte el concierto de mañana en Gijón, y si me lees desde Oviedo, aún puede que llegues a alguna canción de las que, seguro interpreten, en el Salón de Actos de Cajastur. Ya sabes, la entrada, al lado del Teatro Filarmónica, pero, a juzgar por la calidad de estos jóvenes, pero ya curtidos y estudiosos del folklore de su país, además de ya coleccionistas de premios y reconocimientos, seguro que el aforo, de entrada libre, estará hasta la bandera.


Si quieres saber más sobre ellos: http://www.nicolaspellerin.com/
                                                           

¡Ojalá tengas sitio y compartas conmigo lo que, en avance, pudimos disfrutar en la Alianza Francesa!