jueves, 29 de diciembre de 2011

6º Premios de Accesibilidad ASPAYM: Por tí, por mí, por todos nuestros compañeros!

Con esa frase, expresada generalmente en los recreos de la infancia, pronunciada ya con voz estertórea, con el agravante de la fatiga que produce el llegar galopando a la pared del patio del colegio para, al tocarla con la mano, salvar "simbólicamente" a todos los compañeros "presos", bautizaba Javier Rubio Melgar, presidente de ASPAYM esta 6ª edición de la entrega de los Premios de Accesibilidad Principado de Asturias que se entregan desde la asociación que dirige.

Este fue, pues, el lema de este año.

La ceremonia tuvo lugar en uno de los salones del tercer piso del Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo, el más accesible (aunque todos lo son) y en el que nos damos cita desde hace algunos de los seis años en los que se celebran estos premios.

                                                                            
Este año los premiados serían, en la categoría A: Premio a la Accesibilidad urbanística y arquitectónica, el Aeropuerto de Asturias-AENA, por el proyecto "AENA, hacia la accesibilidad universal en el aeropuerto de Asturias" y si bien en un principio estaba previsto que acudiera a recoger el galardón el presidente de AENA-Aeropuertos, Juan Ignacio Lema Devesa, finalmente fue el director del mismo, el simpático Carlos San Martín.
El premio de la categoría B a la Accesibilidad en Medios de Transporte, fue para el proyecto "¿Taxi accesible? Taxi Accesible en Mieres", siendo el presidente de Taxi Mieres, José Luis Álvarez González, quién representó a la empresa, acompañado de alguno de sus veintiún compañeros de la Sociedad Cooperativa a la que pertenecen (muy aplaudidos todos ellos) y que funcionan como tal desde el mes de marzo de este finalizado 2011.
En la categoría C: Premio de Accesibilidad en las Tecnologías de la Información y Comunicación, se reconoció a la Fundación CTIC-Centro Tecnológico, representada en la entrega por el presidente de dicha fundación, Roberto Paraja, también arropado por sus compañeros de trabajo.
Dentro de la Categoría D: Premio de Accesibilidad en el Diseño, se premió la original idea de dos jóvenes ingenieros técnicos industriales, Susana Pascual Madrigal y Antonio José Parra García, el proyecto "L3VER, ¡un triciclo diferente!".
También, dentro de esta categoría, se entregó una Mención Honorífica a la candidatura presentada por APADA Asturias "Sensibilización hacia la deficiencia, a través del cuento" recogiendo la mención, la presidenta de APADA-Asturias Teresa Pastor Sánchez.
En la mesa presidencial, además del presidente de ASPAYM Asturias, Javier Rubio, y el representante de la entidad patrocinadora, José Vega, director de la Obra Social y Cultural de Cajastur, se encontraban la ya veterana en estas lides, la concejala de Servicios Sociales, Belén Fernández Acevedo y por parte del Gobierno del Principado de Asturias, dos consejeras que se estrenaban en esta entrega de premios: la de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, María Isabel Marqués García, y la de Bienestar Social e Igualdad, Paloma Menéndez Prado.
El acto, totalmente accesible a todo tipo de discapacidad, contó con las intérpretes de signos de FESOPRAS y la entidad FIAPAS-APADA Asturias a través del increíble Servicio de Apoyo a la Accesibilidad, que captó el interés de la responsable de Prensa de la Fundación Príncipe de Asturias, Nuria Ramos, presente en la sala para tomar nota de los aspectos que facilitan la acesibilidad con los que cuentan estas asociaciones y así poder trasladárselos a la dirección de la Fundación y así poder valorar su incorporación en el entorno de todo lo que supone la entrega de los Premios Príncipe de Asturias: ceremonia, actos previos, etc...
Entre el público también se encontraban la anterior presidenta de ASPAYM, Maqui Alonso y su marido, Miguel; el vocal de la asociación, José Luis Fernández Rubio (entre otros miembros de la misma), la procuradora general María Antonia Fernández Felgueroso con su adjunto e inseparable Noel Zapico, la alcaldesa de Avilés, Pilar Varela, el decano-presidente del Colegio de Arquitectos de Oviedo, Alfonso Toribio, el vicerrector de Estudiantes Luis Rodríguez, el director de Servicios Universitarios Eduardo Rodríguez, la directora de FSC Inserta de la Fundación ONCE, Carmen Montes, diversos alcaldes, miembros del jurado, el escultor Kiko Urrusti, autor de la escultura de hierro, galardón que se les entregaba a todos los premiados junto con el pin de oro y el diploma acreditativo y también, entre otros, los compañeros del presidente de la Sociedad Cooperativa Astur de los taxis adaptados y premiados de Mieres: Samuel Gutiérrez, Alberto Lobato, Sixto Santamaría, José Rivas y José Fidel Castaño.

Os ofrezco abajo, dos de las fotos del público, hechas por el fotógrafo oficial del evento, Andoni Suso.

                                              
                                                                             
En la foto: Ya en el pincheo posterior,  Maqui Alonso, José Luis F. Rubio, miembros de la directiva y otros asociados de ASPAYM con sus familiares.
 

Bajo este texto, el vicerrector de Estudiantes con el director de Servicios Universitarios y Carmen Montes.


En la imagen inferior, los taxistas compañeros de José Luis Álvarez, el presidente de ASPAYM, Javier Rubio y servidora.


Tras la entrega, un acto absolutamente familiar y distendido, que en esta edición se vió animado por la presencia e intervención de dos caras nuevas: las de las consejeras del Gobierno del Principado de Asturias, se nos ofreció un aperitivo "de acorde con los tiempos de crisis" en el que intercambiamos impresiones y esperanzas de cara, no sólo a las inminentes Navidades, sino también al próximo 2012 que espero seguir compartiendo con ASPAYM.

En la organización de todo el evento, Elvira Pérez  ALGAMA (abajo, en la foto, junto a mí) ayudada por Verónica Alonso Franco

                                                                              
Como siempre, todo salió redondo. 

Enhorabuena a los premiados y a ASPAYM, por seguir tocando pared y gritar:
¡Por tí, por mí y por todos nuestros compañeros!                                                                        
                                                                             

                                                                               
                                                                             
                                                                            
                                                                     

domingo, 25 de diciembre de 2011

ASEM: Mujeres empresarias, incuestionables correas de transmisión

"Donde entre una mujer, la empresa va adelante" me afirmaba desde su experiencia como empresaria, más de 40 años en Venezuela, la asturiana Chari Amieva, sentada a mi izquierda en la mesa presidencial de la cena que ASEM (Asociación Empresa Mujer) organizó con motivo de las Fiestas Navideñas.
Chari regresó hace diez años a Asturias, con su marido y alguna de sus hijos, como  la espectacular Rosario Fuentes, y actualmente gerentan la concurridísima franquicia que Chocolates Valor tiene en los bajos de una de las torres de la Avenida Fundación Príncipe de Asturias, más conocida en Oviedo como la "Losa de Renfe".

ASEM, la asociación de mujeres empresarias a la que pertenezco, fue creada por la fallecida Kike Gómez Haces, siempre muy presente en todo acto empresarial y cuya presidencia actual la ostenta la sólida María Antonia Álvarez que me parece una chica "fetén" por su mesura y aplomo personal y profesional que espero nos sirvan de apoyo a las mujeres que nos acogemos bajo este paraguas asociativo, para salir adelante en esta cruel crisis que nos está azotando a todos.

En la foto, con María Antonia (Toñi) que lleva un blusón verde y Carmen Rodríguez.

                                                                                 
Con ellas y con más empresarias asociadas y directivas como la hermana de Kike, Charo Gómez Haces, vicepresidenta; la abogada Susana Fernández Iglesias, la también fundadora de ASEM Carmen Rodríguez, Ana Asenjo, Begoña Urones, Natalia Vázquez, Elena y Guadalupe Cuevas, compartí mesa y mantel y con otras cuarenta empresarias más, atendidas estupendamente en el Restaurante La Costana, cuyos propietarios, Maite Fernández (en la mesa con nosotros) y su marido, se desvivían porque todo saliera fenomenal y quedáramos encantadas con la comida y el servicio, algo que, efectivamente, así fue.



Como es de rigor, antes de la cena, la intervención "formal" de la presidenta, que nos habló de pie, muy a la americana, repartiéndose por entre las mesas, y en cuyas frases entremezcló los buenos deseos con los datos de la actualidad empresarial de las mujeres autónomas en el R..E.T.A. (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) aquí en España (un 70%), los descensos en la facturación (un 25%) y los agradecimientos: "a las personas que actúan como correa de transmisión", también, en una concesión a la ternura, reconoció, entre todas las empresarias que allí estábamos, a Natalia Vázquez, por haber salido adelante tras haber sufrido un complicadísimo accidente; a Charito, de Valor, por sus cincuenta años de matrimonio, a lo que ella remató con el clásico dicho: "casada, y bien casada"; a la abogada Susana F. Iglesias, por su libro premiado en Florencia: "La franquicia, tratado práctico y jurídico" escrito al alimón con el ingeniero y topógrafo Gonzalo Burgos, y a otra de las asociadas, Nuria, "por ir a por su tercer hijo en estos tiempos que corren".


                                                                                    
Tras las palabras de la presidenta de A.S.E.M. que habían sido precedidas por un prolongado aperitivo con cava rosa, disfrutamos de una suculenta y casera cena- inolvidable el repollo relleno de corzo acompañado de una salsa de una calabaza de Tiñana que pesaba 21 kilos- entre otras viandas ricas-ricas.




                                                                              
Y a los postres, el archiconocido juego de "la amiga invisible" ya que era una condición "sine qua non" acudir a la cena con un obsequio adquirido por cada una de nosotras y digno de cualquiera de las asociadas.

 Así, a mí me tocó el regalo que había comprado Mari Ángeles F. del Corro: un juego de pendientes y colgante en plata, muy discreto, y mi regalo, un joyero de espejos, fue para la directora del Hotel Vetusta en Oviedo, Marta Bravo.


Entre las asistentes, y perdón si me "como" algún nombre, pero no me los sé todos, ni mucho menos, mujeres-hormiga, cada una con su historia, valerosas, discretas, alegres, preocupadas y entregadas diariamente a esa tarea llamada "conciliación" de sus cotidianeidades familiares y a sus respectivos empeño-empresas: hoteleras, hosteleras, sector del taller, diseñadoras, etc, etc..y  las ya mencionadas y además, la diseñadora Camelia Ríos, la psicóloga Nieves F. Tresguerres, las Bertas, madre e hija (Casa Arturo), Choni Arnaldo, la periodista y escritora Carmen Casal, Bárbara Monteserín, entre otras muchas, y ejerciendo de fotógrafa, la simpática Gloria Solar, miembro de la directiva de A.S.E.M.

                                                                             
A la salida, una solitaria y gélida noche de un lunes diciembre, previa a la entrada oficial del invierno pero ya con predominante ambiente navideño.

Mi coche, helado; mi ánimo, algo más templado por el calor entusiástico que desprenden las empresarias con las que compartí esa velada.