viernes, 8 de julio de 2011

Gijón, la sonrisa y el abrazo asturiano del Mar Cantábrico

Quisiera invitaros desde aquí a echar un vistazo, bien a través de este enlace que os adjunto debajo de las fotos, o mejor aún, comprando VIAJAR, del artículo Espía que he escrito para el número de este mes de junio, de esta revista.
En este blog también se puede leer en el enlace de la página web de VIAJAR http://www.revistaviajar.es/ otro Espía que hice sobre establecimientos de Hostelería y ropa de la zona alta de Oviedo.

Han colaborado, entre otros, la maravillosa tienda de ropa y fantásticas botas cowboy "Sendra", y el nuevo restaurante del simpático y ¡campeón! chef asturiano Alejandro Urrutia, de los cuales os dejo el link de acceso al artículo.
http://www.revistaviajar.es/en-la-revista/articulos/compras-y-gastronomia-cerca-del-mar-en-gijon

martes, 5 de julio de 2011

Reinventando la sidra D.O.P.

Julio inicia su parsimonioso recorrido repitiendo alguna de las citas gastronómico-festivas del año pasado.
En esta ocasión, la nueva cosecha de Sidra D.O.P. 2011 (Denominación de Origen Protegida) que el año pasado se presentaba en Gijón, celebraba su puesta de largo en sociedad en el recién inaugurado Palacio de Congresos de Oviedo.

Vicente Prado, el Pravianu, dirigía a la Banda de Gaitas Ciudad de Oviedo que, bajo un sol de pre tormenta, ataviados con sus habituales trajes de pesado fieltro,  daban la bienvenida con los acordes de la habitual Banda Sonora de los Premios Príncipe de Asturias a lagareros, cosechadores, restauradores y resto de invitados.

El evento veraniego se ubicó en ese gran hall, amplio y luminoso, del Palacio, preparado y concebido para todo tipo de reuniones y aperitivos, de todo congreso o reunión que se precie, con todo tipo de bebidas refrescantes, incluso la mágica sidra, cuya mancha al escanciarla es tan difícil de quitar en ciertos pavimentos, me preocupaba yo en charla con Tino Cortina, el céltico (roxu) hijo del presidente del Consejo Regulador de la D.O.P. Sidra de Asturias, Eloy Cortina.
Tino, profesional donde los haya, me apuntaba hacia sus "nomechisques" y una alfombra que habían colocado bajo el escanciador. Y es que mármol y sidra, no sé yo si hacen un buen "maridaje".

                                                                        
Como presentadora del acto, Reyes Ceñal, gerente de la D.O. y, en la larga fila de personalidades asistentes, algunos hasta intervinientes, el consejero de Medio Rural y Pesca, Aurelio Martín, el flamante concejal de Turismo y Congresos del Ayuntamiento de Oviedo José (Joe) Ramón Pando, al vicepresidente del Consejo de la D.O.P. Álvaro Juan Menéndez, el gijonés Iván de la Plata, organizador del evento desde su empresa Fenicia, y los galardonados de esta edición con los broches del CRDOP: Mejor Sidra Espumosa, Valle Ballina y Fernández; Mejor sidra de Nueva Expresión: Sidra Españar; Mejor Sidra de Escanciado Tradicional: Sidra El Santu, y reconocimientos a dos personas en especial: a José María Díaz, por su dedicación al campo, a la D.O.P. y como mejor productor de manzana D.O.P. 2011, y, por último al campeón de piragüismo y Embajador de la Sidra de Asturias 2011, Manuel Busto, que salió, entre los aplausos de los asistentes, de un tonel de sidra, colocado allí para la ocasión.


Entre las personas que allí se dieron cita (me parecieron menos que el año pasado) estaban todos los lagareros que hacen sidra D.O.P. y, cómo no, la sidra natural.
Productores y cosecheros (en Asturias hay 263 inscritos, 571 hectáreas registradas y 25 elaboradores), como la adorable Aida Alonso, en representación de su marido José Antonio Parajón (Los Villares, Cabranes) que abastecen, entre otros, de sus 1.500 árboles, a Sidra Foncueva; otros implicados como Manuel Busto, vicepresidente de la Asociación "El Rinconín"; mi amigo, el entrañable articulista gastronómico José Manuel Vilabella, que comentaba lo encantado que sigue estando en el periódico para el que colabora, distanciándose del clima de la charla, un tanto de espera y desesperanza de los que formábamos el corrillo en el que se encontraban, entre otros, Jorge Ignacio Sánchez (Gastroastur) y el estrenado concursante televisivo, un tanto adelgazado, pero siempre dentro de su corrección habitual, el editor Santiago González-Nieto Alverú (Vivir Oviedo, Vivir la Sidra...) con los que departimos acerca del peculiar momento periodístico, empresarial y social actual que nos está tocando vivir (a unos más que a otros).

"Reinventarse" fue una de las palabras que más escuché en varios de los corrillos en los que participé, en la poco más de una hora que compartí diáfano espacio con los hombres y mujeres del mundo de la sidra y otros colegas de profesión y afición a los que también, como a mí me sucedió y al impulsor de la cita gastronómico-sidrera, Iván de la Plata, una avería o un barrido con un inhibidor de frecuencias, nos mantuvo sin línea de móvil durante un buen rato, te situaras al exterior, o donde fuera, para buscar una buena cobertura.
Un hecho inexplicable que hizo que luego me entraran las llamadas y los mensajes con el consabido y molesto retraso.

Otro de los profesionales que también se ha reinventado, es el inquieto y hábil Víctor Escalada Llera, en su nueva empresa "be balia" (Bebidas y alimentos de Asturias) anunciándome que va a embotellar para Trabanco, cuyo máximo representante, Samuel Trabanco, departía explosivo como suele, tras esa aparente seriedad, con Eloy Cortina y el concejal de Turismo.

                                                                                  
Imprescindibles los chefs, que nos sorprendieron con su exhibición de delicatessenLuis Alberto Martínez (no falla) con su hijo, Guillermo, un economista prácticamente aterrizado en la profesión gastronómica y que ofrecía a los invitados uno de los habituales manjares de Casa Fermín: los caramelos de morcilla.
 
                                                                                 
                                                                               
A ellos se unieron el imprescincible jamón ibérico, las cucharitas de bonito del Norte con manzana de Javier Loya (De Loya), las croquetas de Nacho Manzano, las anchoas San Filipo de la vecina Santoña, preparadas por una seria y reconcentrada anchoera; el queso Afuega l'pitu Rey Silo, ofrecido por Pascual Cabañas, el queso Valles del Oso (con ceniza de resina alimentaria de pino, de origen francés, y sin ceniza) y quesería "Tapas" de Carlos Villabrille y las más 23 firmas de sidra D.O.P. algunas ofreciendo su sidra de Nueva Expresión, intuyo que también "reinventada" continuamente para ser cada vez más, una opción considerable en nuestras mesas asturianas.


                                                                             
En estos próximos días (hasta el domingo 10 de julio), veintidós restaurantes y sidrerías de Oviedo, ofrecen interesantísimos menús, todos combinables, armonizables y maridables, siempre, con nuestra estupendísima Sidra D.O.P. y Sidra de Nueva Expresión.


Como dicen los expertos en este peculiar y apasionante mundo de la sidra...
"Sidra D.O.P.: la Sidra de Asturias, la Sidra del que sabe"