miércoles, 20 de octubre de 2010

Letizia Ortiz, la entrevista de mi vida, hace ahora, diez años...

                                                                   
Fue ahora hace ya diez años. El 24 de octubre de 2003 entrevisté a la entonces colega televisiva Letizia Ortiz, entonces Princesa de Asturias por su matrimonio con el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, desde el jueves 19 de junio de 2014 Reina consorte de España.

En el lugar donde vivo, para ver la televisión sólo entra la señal de una parabólica que en aquel año 2003 daba servicio a lo que hoy es Digital Plus.

Aquel año, la única cadena nacional que recibíamos en aquella primitiva plataforma era la de la la 1. Así, cuando queríamos ver el informativo de las 9 de la noche, era TVE la única opción.
Y allí aparecía cada noche Letizia Ortiz con Alfredo Urdaci.

Ya por entonces, yo llevaba dirigiendo, produciendo y presentando (la típica proeza típica de los periodistas que trabajábamos en las actualmente desaparecidas televisiones locales) el especial de los Premios Príncipe (lo hacía desde 1997) en la emisora local de televisión Oviedo TV que en sus incios se llamaba Oviedo Televisión.

Yo misma me encargaba de seleccionar a quiénes podría entrevistar en cada programa de unas cuatro horas y media de duración, en directo, desde el corredor del Patio de la Reina en el Hotel de la Reconquista.

Aquel programa fue una idea mía que partió de otra idea que tuve con la realización del mismo programa, pero en la edición radiofónica (solo hubo una), en la emisora local en la que trabajé durante 13 años, Radio Vetusta.

Premiados, jurados, expertos en todos los temas que habitualmente se desarrollan en estos contextos. protocolo, historia, arte, política, seguridad, y demás disciplinas premiadas desfilaban por aquel set y, a eso de la una, una o uno de mis asistentes de producción se lanzaba en la búsqueda y recogida de los invitados del famoso avión que llegaba de Madrid o de más periodistas a nivel nacional y personalidades que acudían al buffet, la ceremonia y a la recepción.

Como Letizia Ortiz era y es, nieta de una profesional de toda la vida de la radio asturiana (Radio Cadena Española, Radio Oviedo...) Menchu Álvarez del Valle, (esa cálida voz en mi memoria infantil!) y con la que coincidí más adelante, ya como profesional de los Medios, en varios eventos radiofónicos (las típicas cenas de premios, etc y otros encuentros en la radio) y a mi, sinceramente, me impactaba su fuerza al presentar, además de su innegable belleza, amén de ser asturiana, hija de otro ex director radiofónico (Antena 3 en sus comienzos) Jesús Ortiz, pensé que no estaría mal poder entrevistarla en el programa de la tele local.
Para ello, como solía hacer cuando preparaba un programa, yo misma levanté el teléfono (el de mi despacho en Radio Vetusta, y mi móvil) y llamé directamente a TVE.

Lógicamente no me pasaban con ella, me daban largas, lo típico de que te dejan esperando unos minutos y luego se corta (una semana más tarde comprendí porqué) y con la cierta confianza que nos une, y porque Menchu es una señora encantadora, yo, totalmente en la inopia, la llamé y le pedí el teléfono de su nieta.

La producción de ese macro programa la comenzábamos a realizar el mes de septiembre, para en octubre centrarnos en lo inmediato: los premiados.

Previo a la entrevista, llamé a Letizia Ortiz unas tres o cuatro veces, (sólo la llamaba yo, ya de móvil a móvil) según su indicación, y al principio tuve que explicarle muy detalladamente quién era yo, para qué medio trabajaba, qué tipo de programa era, dónde, y sobre todo, una cuestión que tratábamos en cada una de las conversaciones era qué le iba a preguntar y de qué íbamos a hablar en la entrevista. Ella me escuchaba muy atentamente.

Por supuesto como entonces colega que era, mis preguntas iban dirigidas a su trayectoria profesional, su vinculación familiar-profesional, y cómo se sentía, como asturiana en Madrid, viniendo a cubrir los Premios más universales ubicados en su tierra natal. En fin, lo típico en estos casos.
Claro, cuando ese sábado 1 de noviembre, me enteré del comunicado del noviazgo de la periodista Letizia Ortiz con el Príncipe de Asturias, primero: me quedé de una pieza y seguidamente comprendí el porqué de esa insistencia en saber los temas a tratar en esa entrevista en la televisión local.

Quizás las personas que me leen desde fuera de Asturias y no han cubierto los Premios cada año, no sepan que esa semana, el Hotel de la Reconquista queda "tomado" literalmente por todo lo que tiene que ver con el evento. Por ejemplo, TVE ocupa una gran superficie de salones en los que edita las piezas, las envía, etc...

Por allí estaría Letizia Ortiz, ya que, el día anterior a la entrevista, me había visto en una rueda de prensa, en uno de los totales que TVE toma como recurso y cuando me acerqué a ella en el hall (estaba vestida con ese abrigo amarillo con el que hizo alguna entradilla desde el escenario del Teatro Campoamor y acompañada, entre otras personas, como Almudena Ariza) me identificó inmediatamente.

Es más, concretó que en la rueda de prensa llevaba el pelo recogido y que al estar hablando con ella en ese momento lo llevaba suelto y ya peinado de peluquería. Increible.

Me pareció simpática y, sobre todo, muy cercana. Le indiqué que la entrevista tendría lugar en el corredor del Patio de la Reina (su ubicación habitual) y ella me pidió que la fuéramos a buscar al set de TVE situado en los salones del hotel.

Recuerdo que cuando llegué a casa, ese jueves diluviaba. Estaba rendida, como siempre el día antes que presentaba ese programa. Tanta responsabilidad y tarea realizada casi en solitario, pues desde la tele local no se me prestaba ningún apoyo, me causaba un estrés infernal.

Ordené mi ropa y mis cosas para el día siguiente, cené relajadamente y me fui a dormir.

¡Quién me iba a decir a mí que la periodista tan guapa de TVE a quién yo veía cada noche con Urdaci y al que por cierto, se imponía en pantalla, era la ya novia del entonces Príncipe Felipe, actual Rey de España, a quiénes todos y todas los asturianos que vivíamos los Premios, le deseábamos que encontrara ya el amor, tras su accidentada historia de amor con Eva Sanumm!
Al día siguiente, ya bien temprano y con una temperatura alrededor de 10 grados en el exterior del claustro alto del Patio de la Reina, comencé el programa en directo y cuando llegó la hora convenida, mi por entonces asistente de producción y becaria en Radio Vetusta, Lucía Fuente, se acercó al set de TVE para recoger a Letizia Ortiz.

Cuando llegó para recogerla y acompañarla al set de Oviedo TV, ella se estaba retocando el peinado y el maquillaje. Le pidió a Lucía que la ayudara con unas bolsas muy grandes de papel, en las que llevaba ropa y la siguió hablando por un móvil muy pequeñito (según me comentó Lucía) hasta el set.

Recuerdo que antes, había entrevistado a Luis del Olmo y al que fuera el preceptor del Príncipe y jurado de los Premios, Aurelio Menéndez quién, por cierto le dijo a Letizia cuando se cruzaron en el set: "Muy bien esa entrevista, muy acertadas sus preguntas" y ella y yo nos miramos y ella se encogió de hombros con una expresión de "no sé de qué habla".

También habíamos metido una pieza de Miquel Barceló, Premio Príncipe de Asturias de las Artes y que no concedió entrevistas a nadie, y cuando llegó ella ya pudo sentarse inmediatamente pues según le indicó a Lucía, tenía mucha prisa.

La pieza nos dejó unos segundos para hablar previamente a entrar en directo.

Llevaba un traje de raya diplomática, negro, de lana muy fina y unos altos tacones.
Ambas somos, más o menos, de la misma estatura, 1'70 pero ella estaba más delgada que yo.

Yo la recibí tiritando pues llevaba desde las diez de la mañana, prácticamente a la intemperie con un conjuntito pensado, más bien, para estar sentada en un salón interior.

Cuando ahora observo el vídeo en mi casa, me doy cuenta de que ella me miraba minuciosamente, como diciendo "a ver si me hace la pregunta de marras...". Pero como yo estaba en Babia, mi entrevista fue totalmente normal y sin cuestiones estúpidas, un poco a la carrera, como siempre dentro de lo profesional y un tanto entrañable.

Hablamos de su abuela Menchu, a la que yo aprecio un montón; ella me mencionó a su tía abuela Marisol que colaboró conmigo como profesora de Locución en los cursos de verano, de Extensión Universitaria de la Universidad de Oviedo que dirigí más adelante, a su padre Jesús, a Lula da Silva, a quién como premiado tendrían esa noche en el Telediario...

Y sin preguntarle yo nada que no se saliera del contexto, fue ella quién pronunció la frase que ha salido en todas las televisiones de España: "este año especialmente, me hace mucha ilusión cubrir los Premios" un recurso televisivo de poco más de 30" que se pudo ver aquellos días en todas las televisiones de España y parte del mundo.

Me imagino que, siendo como era su situación de novia oculta, que la alegría se le escapó por los poros con esa sucinta declaración que luego cobraría su sentido.

Yo, como no era consciente para nada de con quién estaba compartiendo (por su parte, casi por última vez) espacio en un set de televisión, continué la entrevista, eso sí, denotando cierta tensión y deseos de finalizar por parte de ella.

Es más, cuando ya la estaba despidiendo, se quiso levantar con el micro de solapa puesto.

Conmigo fue encantadora. Podía no haberme concedido la entrevista, pero finalmente lo hizo.

Cuando llevaba a mis asistentes de producción, en coche, a sus casas, les comentaba el color de ojos que tiene (un verde alga muy llamativo) la habitual raya cool de color verde que se ponía (ya no tanto), su piel tan perfecta, y sus dientes, tan brillantes que, como en los dibujos animados le salían estrellitas.

Pero de ahí a saber que sería la futura Princesa de Asturias y actual Reina... yo, en la inopia total.

                                                              
Pasó una semana de trabajo normal, en la Radio, con mis habituales tareas y el sábado 1 de noviembre, estaba en mi baño arreglándome, con la música de Michael Jackson de fondo, y llegó mi marido con la noticia: "¿No sabes que el Príncipe tiene novia y la Casa Real acaba de anunciar su compromiso?" me dice.

"Ah, qué bien, (me alegré profundamente) menos mal, por fin!" le respondí, pues como dije antes, muchos y muchas deseábamos que don Felipe, tan alto, tan guapo y tan solo, encontrara por fin a alguien con quién compartir su vida. "Ya, pero no sabes quién es... la periodista de TVE que entrevistaste en la tele local!" me anunció.

Yo en ese momento me quedé de piedra. Mi cabeza comenzó a pensar marcha atrás y me expliqué muchas cosas.

Pensé en llamarla y lo hice. Ella me respondió (qué amable!) pero con una voz como si estuviera hablando con una presión insoportable, alrededor ambiente de mucha gente (¿aeropuerto? no sé...).

Le agradecí enormemente que me hubiera atendido (imaginaros cómo se sentiría ella ese día de la entrevista, sentada en esa silla...) en esas circunstancias que yo desconocía totalmente y le brindé toda mi colaboración (no se me ocurría nada más, estaba bloqueada de la emoción!).
Al poco comenzó a sonar mi teléfono. Curíosamente todas las llamadas eran de productoras y televisiones de fuera de la región. Acudí a algún programa a nivel nacional previo a la boda.

Aquí, en Asturias, mi entrevista con la actual Reina de España fué clamorosamente ninguneado y silenciado. Comenzando por la tele local, Oviedo TV, donde se realizó un programa especial dedicado al compromiso oficial de los entonces Príncipes de Asturias y en el que, haciendo gala de una impresentable envidia, se me mencionó al final, y se omitió mi imagen a lo largo de todo el especial.

Igualmente esa entrevista fué absolutamente ignorada en los tres periódicos regionales asturianos, y en uno de ellos incluso, sí que se hablaba de la entrevista, pero en ningún momento se me mencionaba, aunque sí a otros dos colegas de la radio que habían entrevistado a Letizia Ortiz, hacía seis meses, y vía telefónica.

Interpretaciones? Aunque la situación es clamorosamente explícita, me gustaría compartirlas con vosotros, mis lectores.

Sin embargo, como comenté líneas más arriba, sí que fuí requerida por todos los programas nacionales de televisión, uno de ellos, Salsa Rosa donde Jorge Javier Vázquez, por entonces un sencillo colaborador en La Noria, me comentó que porqué no le había preguntado si le parecía guapo el Príncipe, a lo que yo le respondí (cortante, la verdad) que no era ese el tipo de entrevistas que yo solía hacer en el marco de los Premios Príncipe.
Cubrí, ¡cómo no! el evento para la radio local para la que trabajaba.

Sentí que, sin haber tenido ni idea, había conseguido la entrevista más valiosa para cualquier periodista español en ese momento.

Era, y es, mi tesoro revalorizable con el paso del tiempo.

Por suerte tengo este blog, este pequeño y modesto espacio en la red, para contaros la auténtica versión, la mía y trasladaros mi experiencia.

La noticia de mi entrevista con la futura Princesa Letizia, actual Reina consorte quedó, repito, totalmente enterrada y silenciada en los medios locales, que la ningunearon de una manera impresentable, pienso que, sin duda, afectados por un ataque de envidia recalcitrante.

Así es, a veces, esta profesión. Y ejercida en provincias, más extremadamente envidiosa y cruel con los propios profesionales.

Yo, que no sabía a quién estaba entrevistando y me encontré, sin saberlo, con esa inmensa sorpresa, y teniendo que sufrir, no sin gran sorpresa, el desdén y la indiferencia de los medios de mi entorno. Increíble, verdad?

Eso que decía Urdaci de "Perro no come carne de perro", en este caso, no se cumple. Al menos, conmigo.

Pienso que, ¿cómo será la información respecto a otros temas más serios e importantes, que se da en esos medios, capaces de ningunear el nombre y la simpática anécdota, histórica en el periodismo local, como fue la entrevista de una colega de profesión!

Menos mal que el hecho existe, es cierto y real.

Única e irrepetible. Casual y natural.

Me gusta compartirla con vosotros. Espero que os haya gustado. Habría más detalles, más impresiones, más vivencias, más evoluciones sobre este hecho en mi vida...pero esas, permitidme que me las guarde ya en mi interior.

Por cierto, acaban de pasarme este link que creo que os puede interesar tanto como a mí...

https://www.google.es/?gws_rd=ssl#q=letizia+ortiz+la+entrevista+regina+buitrago