sábado, 4 de septiembre de 2010

Piragüistas campeones en ríos sin agua


Joyeros Aparicio y patrocinadores Chaumet

Franco Rodríguez, Luis Fernández-Vega, Aurelio Menéndez, Manuel Vega-Arango, Alfredo Canteli y el notario Marco Antonio Hevia

Los Premios “Dionisio de la Huerta Casagrán” van cogiendo carrerilla. Los galardones que reconocen “el trabajo desinteresado por Asturias en los ámbitos social, cultural y deportivo”, han celebrado en el inicio de este pasado mes de agosto de 2010 la tercera edición. Recordando con un minuto de silencio al primer galardonado, Sabino Fernández Campo, quién lo recibiera junto al entonces director de la Fundación Príncipe de Asturias, Graciano García, comenzaba el evento en el Salón de Actos del Centro Asturiano de Oviedo. En esta ocasión los premiados serían, en la categoría de Deportes: el Real Sporting de Gijón, entregado por el concejal popular y reconocido sportinguista, Jaime Reinares y recogido por el siempre impecable presidente Manolo Vega-Arango; en Sociedad, al Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, cuyo director médico, Luis Fernández-Vega Sanz, que recogió el galardón el presidente del Centro Asturiano de Oviedo, Alfredo Canteli, llegó acompañado por Nicanor Fernández, director de la Fundación Hidrocantábrico. Por último, en la categoría Cultura, sería el jurista, ex ministro y ex preceptor del Príncipe Don Felipe de Borbón, el ovetense Aurelio Menéndez que acudió con su hijo mayor, Aurelio. Todos los premiados aguardaban en las primeras filas, aunque tras serles entregados la escultura de Luelmo que representa el busto del laureado deportista catalán, creador del Descenso del Sella, compartieran escena con el impulsor de dichos premios, el empresario allerano Franco Rodríguez que le entregó a Menéndez el suyo, el notario barcelonés Marco Antonio A. Hevia y el periodista y miembro del jurado que se encargó de las glosas, Luis José Ávila. Como detalle para con las personas que acudieron a la Gala de los Premios, la reconocida joyería-relojería ovetense Aparicio (75 años en Oviedo), colaboró con la cesión, por sorteo, de un precioso reloj de la marca Chaumet, (joyero de Napoleón Bonaparte) firma que contaba entre el público, con su representante en España, Diego Cervera, venido desde Barcelona con su esposa Isabel Gilera. También en las butacas se encontraba el joyero Jesús Aparicio, su mujer Conchita, su hija y “entregadora”, Mónica y el marido de ésta y director general de la S.T.R.E. Bernardo Álvarez. Tras la alegría de este “otro premio”, las voces del Ochote Langreano dirigido por Miriam M. Iglesias. Entre los asistentes, los jurados Ramiro Fernández y la sobrina nieta de Dionisio de la Huerta, Verónica Morán, entre otros; Emilio Llamedo, José Luis Bigoles, Rufino Roces y su hija Rosa, la esposa de Franco, Rosa Roselló y su hija Nastia. Premio al trabajo desinteresado por Asturias, como el que realizó De la Huerta. ¿No les parece un excelente enunciado para reconocer y homenajear la tarea de alguna de nuestra gente?

¿Foco de fuego, o zona glaciar?


Este verano he asistido a algún evento en FIDMA. Me encantaría compartir con vosotros algunas de estas crónicas, como esta que realicé en un día de agosto con el cielo en tonos azules, algo velazqueños, y veinticuatro grados en el termómetro de mi coche. Desembarco, con aromas entremezclados de frituras feriantes y aires agosteños, en la proximidad de un Recinto Ferial Luis Adaro, llamativamente concurrido para un miércoles a las once y media. Los medios se arremolinan en torno al sonriente consejero Buendía, el director general Julián Bonet y el presidente de ASETRA Ovidio de la Roza. Se presentaban en FIDMA dos autobuses rotulados con la nueva imagen del Consorcio de Transportes de Asturias. Y es que el día a día de la Feria, da para mucho. Pero yo acudo, en esta ocasión, a una convocatoria más confortable: a la Jornada de Cooperación Empresarial que habían preparado las chicas de ASEM (Asociación Empresa Mujer), aderezada por una exposición de ADYMO (Asociación de Diseño y Moda) y en colaboración con el Banco Herrero. Como argumento central, la conferencia de Carlos Herreros, doctor en Ciencias de Gestión Empresarial de la London Business School y coaching. A Herreros, cuya ponencia se titulaba “La importancia de la colaboración. Focos de fuego”, por aquello de las personas con “energía latente compartible” que existen en las empresas, le acompañaban la flamante presidenta de ASEM, sustituta de la inolvidable Kike Gómez Haces, la empresaria Mª Antonia Álvarez que creó, junto a Kike, la Feria on line; también en la mesa, la presidenta de ADYMO Teresa Laso, la concejala ovetense Silvia Junco, Amelia Fernández, concejala de Carreño y el director comercial del Banco Herrero, Alfredo Fernández. En las primeras filas, las veteranas socias fundadoras Carmen Rodríguez, Charo Gómez Haces (vicepresidenta), la concejal avilesina Ana Concejo, y otras socias como Ana Roces, Victoria Ruiz y la interiorista Mamen de la Concha, imbuidas con éxito en la creación de espacios para personas con discapacidades; otros asistentes: el secretario de la Cámara de Comercio de Oviedo, Fernando Villabella, Ana Asenjo, la gijonesa Pili Bango, Marigel Boullosa y las diseñadoras que exponían sus creaciones en el exterior de la sala: Pepa Luna, Ana de Dios y Cristina Carriles (Pisamorena), entre otras. Pendiente de todo, como responsable de Prensa, Carmen Casal. En su brillante exposición, Herreros repasaba las bondades de la colaboración: “Se libera la dopamina. Es equiparable al amor”, al mismo tiempo que se preguntaba en alto “¿Tenemos cultura cooperadora?”. Recordó la teoría de las eyeclops night vision (gafas para ver en la oscuridad) que le contaba una profesora. “Con ella se ven los hot spot (puntos calientes) como zonas brillantes, y las zonas de glaciación, en azul pálido” decía, refiriéndose, a las personas con energía latente, que colaboran, y a los aislados que no interactúan con el resto de la empresa. ¿Y usted, qué color de éstos dos ha elegido para su vida laboral, o bajo cuál le han permitido desarrollarse en su puesto de trabajo?

miércoles, 1 de septiembre de 2010

El mar, escenario de la moda asturiana

Modelos y tripulantes de la Gala de Vela y Moda
Cecilia Sanchís y su marido Alberto

                                         Autoridades y diseñadores de Vela y Moda

                                          La modelo Ila Cheyenne amadrinó el acto

 Mamen de Diego y Lola Fernández, del Hotel Bal

Tripulación, armador, patrocinadores y otros invitados
                                      Choni Arnaldo y su hijo Sergio, entre el público     

El mar, un escenario siempre de moda

El jueves pasado me acerqué al Puerto Deportivo de Gijón, en concreto en la zona de los pantalanes del 5 al 9 para comprobar la creatividad del equipo de diseñadores de ADYMO reflejada en los uniformes de los dos tripulantes del Imoca 60, velero patrocinado por CLAS, que surcará los mares del mundo en la maxi regata Barcelona World Race.
Por cierto, la Central Lechera Asturiana cumple hoy, precisamente, 40 años en la factoría de Granda. Ya les hablaré de los actos que también pienso cubrir.
Pero volviendo a Fomento, la tarde era gris plomo, de temperatura untuosa. El precepto era ir vestido de blanco, azul, o en su defecto rojo, los colores de la mar. La verdad es que el escenario era único, así se encargó de recordarlo la alcaldesa de la ciudad, Paz Fernández Felgueroso en su alocución. El patrón del barco, Juan Merediz y el copatrón, Fran Palacio, desfilaron alegremente y descalzos (elemental para subirse a un barco) sobre la alfombra roja con su traje de chaqueta y pantalón en azul marino y ribeteado en rojo ideado por Josechu Santana y sus diseñadores-as colaboradores-as como la radiante Ilka Silveira, la veterana Marta Junco y Cristina Carriles.
Imagino que estos chicos tan monos, realmente nunca utilizarán esos preciosos trajes cuando estén en plena faena con la vela, amarrados a las líneas de vida, en plena tormenta, o con el sol del mar atacando por estribor. Además, de los más de 90 días que dura la regata, nunca se arriba a puerto, o sea que, lo de los uniformes quedará para la fiesta final, entrega de trofeo (que ojalá consigan) u otros actos más "terrestres".
Carpa para intervenciones, para acoger la barra de bebidas, y en un momento determinado, proteger los cabellos peinados de peluquería, de una inesperada, aunque leve, lluvia.
El cátering de Malena, cómo no! Las modelos de la agencia de Julia Alonso, dos de ellas misses Asturias, una del año pasado y otra, Vanessa Fidalgo, que desfiló con la ropa de Cecilia Sanchís, de éste y a quién el presentador de la TPA, el guapete Juan Pablo Carpintero, me presentaba con delicadeza.
Otras colaboraciones, la de Carlos Pichel en la peluquería y la de la guapa Mamen de Diego (Hotel Bal) que se acercó con su socia Lola Fernández, entre otras empresas.
El acto fue amadrinado por la modelo nacida en Ujo, Ila Cheyenne, a quién acompañaba su madre, que mientras su hija, rozando el 1'80 y escasos 50 kg, se zampaba con ganas las delicias del aperitivo, postre incluido, sujetaba paciente el ramo de flores entregado por la organización del evento, presidido por la sólida Teresa Laso. Ila está con un pie en Europa y otro en España. Trabajó con Oliver Thyskens, director creativo de Rochas, firma que ella abandonó cuando él también se fue.
Las modelos desfilaban, bien, con las creaciones de los diseñadores arriba citados, prendas de inspiración claramente navy, con algún guiño al mundo real, mientras un dúo de chicas, al violín y a l chello, interpretaban quejosas melodías.
Tras el pase, el inquieto Javi Candás, también implicado en el diseño de los uniformes marineros, me anunciaba su colaboración en el diseño del vestuario del próximo espectáculo de Rafael Amargo, a quién viste desde hace tiempo.
En el "rompan filas" pude saludar a muchos amigos y amigas del mundo de la moda y el diseño en Asturias, como al encantador Pedro Álvarez, representante de una conocidísima familia de joyeros, vicepresidente de Creasmoda, recientemente presidido por la joyera Silvia de la Vega, que sustituye a la siempre entusiasta Isabel Amigo. Otra de las invitadas de honor, fué la diseñadora asturiana María Lafuente, que ya vuela en Cibeles con su nueva colección Otoño-Invierno 10-11 "Luz".
También como "arte y parte" de la velada, estaba la fashionista Guadalupe Cuevas, el diseñador Casimiro Fernández (Sandos), por parte de ASEM, su presidenta María Antonia Álvarez, Charo Gómez Haces, María Luisa de Miguel, Choni Arnaldo, etc y el equipo patrocinador del barco: Jorge Areces (marketing CLAS), su mujer María Adaro (TPA), el armador Jesús Suárez y su esposa María Calvo, Miguel Corral (Grupo Avance), acompañando a otros amigos como Julián Bárcena y Juan Carragal (BMW) o a Mª Jesús García y Carmen Ablanedo (ADYMO).
Ha sido este uno de los eventos-despedida del verano. Ya los días se despiertan de otra manera, y aunque estos días estamos teniendo unas temperaturas tórridas (que descenderán), en el ambiente se percibe la proximidad de la dulce otoñada asturiana.