martes, 28 de diciembre de 2010

De ciertas tradiciones indispensables en Navidad...

La Navidad tiene un sabor innegable. Mezcla de dulzura y amargura. De sonidos y silencios. De luces y oscuridades. De amor y de desamores. Elementos externos nos obligan a recordar que estamos en una etapa especial del año y pocos son los que sustraen a este envoltorio de texturas emocionales tan diversas.
Cada año, como hace más de treinta, la Fundación Príncipe de Asturias convoca a los asturianos y visitantes a celebrar el espíritu navideño a través de una de las magias que nos regala la vida: la Música.
A continuación os dejo la crónica La Lupa que escribí para La Voz de Asturias y que podéis leer aquí, o en la edición digital del diario asturiano para el que colaboro.
También os adjunto alguna foto.
Como detalles particulares y personales subrayar la atención y el respeto con el que el público (que llenaba las naves laterales y central) asistió al excelente concierto y la excesiva velocidad a la que circulaba y ofrecía los planos de la "cabeza caliente" que sobrevolaba la nave central por encima de las cabezas de los asistentes.
Además de realizar la retransmisión del concierto para el circuíto interno de la basílica y consiguiente disfrute del público, grababa para la TPA.
En ocasiones el seguimiento de la imagen resultaba mareante, casi estilo Valerio Lazarov, en otras se amoldaba más a la partitura ejecutada.
Y es que para este tipo de eventos y de música imagino que se requiere otro "tempo".
 
                                                                         
http://www.lavozdeasturias.es/asturias/oviedo/Mesias-ensemble-musical-emocional_0_397760247.html

lunes, 27 de diciembre de 2010

Mis amig@s de ASPAYM, personas completamente accesibles

El pasado día 13 tuve la oportunidad, como hace ya seis años, de presentar el acto de la entrega de los premios ASPAYM. En esta ocasión, como la del año pasado y alguno más, se celebró en el Auditorio de Oviedo.
Aunque al día siguiente tenía una prueba que debía superar y para la que debía de estar concentrada, acompañé a mis amigos y amigas encantada y disfrutando mucho del momento que, pienso, hasta me pudo haber dado suerte el haberlo compartido con ellos, a pesar de que mi cabeza estaba partida en dos tareas e intereses: la que estaba llevando a cabo el lunes y la más complicada del martes.
Como suelo hacer, ofrecí la crónica del evento al periódico en el que colaboro, La Voz de Asturias, y ésta es La Lupa que podéis leer en este link:

http://www.lavozdeasturias.es/asturias/oviedo/Premios-ASPAYM-alcance-tods_0_397160308.html

Foto: Pablo Lorenzana

EL ACTO Algunos de los asistentes a la entrega de los premios de Aspaym. PABLO LORENZANA

jueves, 23 de diciembre de 2010

Padre José Pérez, un seductor de la caridad

Para los que aún no han podido leer en La Voz de Asturias, La Lupa sobre el almuerzo homenaje al Padre Pérez que se celebró el pasado viernes 10 de diciembre en el Centro Asturiano , presidente de honor de la ong asturiana Padrinos Asturianos, aquí os adjunto el link de acceso:
http://www.lavozdeasturias.es/asturias/oviedo/Padre-Jose-Perez-padrino-agradecido_0_394760564.html
Foto: José Vallina
                          Los asistentes Decenas de personas acudieron al homenaje al sacerdote José Vallina

martes, 21 de diciembre de 2010

La ministra Ángeles G. Sinde en Oviedo, para visitar al Señor

                                                                               
Con motivo de la clausura de las actividades culturales desarrolladas en toda España con motivo del Año Santo Jacobeo, la ministra de Cultura, Ángeles G. Sinde acudió ayer a Oviedo, donde fue recibida por el presidente del Gobierno Autonómico Vicente A. Areces.
El encuentro, aunque muy nutrido en personalidades y asistentes, quedó un poco cojo en cuanto a la no presencia en este acto tan señalado e institucional, celebrado en el Palacio Conde de Toreno, de ningún representante de la Xunta de Galicia, ni del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Oviedo, (alcalde, concejal-a de Cultura...).
Con sendas razones por ambas instituciones, en las que no voy a entrar aquí, se llevó a cabo igualmente, la presentación de la edición fascimilar de la "Biblia de Danila", un códice manuscrito de una biblia, escrito en el siglo IX por el escribano Danila, posiblemente de origen asturiano. Este manuscrito, en su versión original, se conserva en Nápoles, en la abadía benedictina de la Cava dei Tirreni y está considerado como uno de los más importantes de la ruta jacobea y del Reino de Asturias.
Los investigadores, presentes en el evento, fueron los profesores Paolo Cherubini, catedrático en la Scuola Vaticana de Paleografía, y los expertos en Filología Clásica de la Universidad de Oviedo, José Antonio Valdés Gallego y Alfonso G. Leal, ex profesor mío de Latín en primer curso de Geografía e Historia, cuando esta licenciatura daba sus últimos coletazos en el edificio de la Plaza Feijóo y recibíamos clases en el desván, con un frío horroroso.

González Sinde llegó un tanto veloz y tomó asiento casi sin mirar, tanto es así que el presidente Areces tuvo que señalarle en dos ocasiones al equipo de profesores que aguardaban de pie y al que se refirió como "los investigadores", a los que finalmente la ministra G. Sinde, saludó.
En primera fila, arropando a la ministra, la presidenta de la Junta, María Jesús Álvarez, la Consejera de Cultura, Mercedes Álvarez y entre el público, la directora de Política Lingüística, Consuelo Vega.

                                                                        
También "estrenaron" sala, anteriormente ocupada por la preciosa biblioteca que yo tanto frecuenté en mi época inicial de estudiante de Derecho, miembros del cabildo catedralicio como el nuevo deán Benito Gallego, el presidente del Patrimonio Cultural de la Iglesia, Juan José Tuñón, o el archivero Agustín Hevia; varios alcaldes de municipios por los que pasa el Camino de Santiago, como el de Villaviciosa, Manuel Busto, el de Sariego, Francisco Javier Parajón y otros representantes políticos como el concejal de Cultura de Avilés, Román Antonio Álvarez, los concejales socialistas Paloma Sáinz, Alfredo Carreño y Margarita Vega; el director del CONSMUPA, Alberto Veintimilla y muchos miembros de las diversas asociaciones del Camino de Santiago en toda España como el de la Astur-Leonesa, José Luis Galán, el de la Astur-Galaica de Tineo, Laureano García, también desde Lugo, y otros profesionales como el arqueólogo César Pérez de Castro, entre otros.



El acto de presentación fue breve y dió paso a una especie de rueda de prensa con la ministra, para posteriormente descender al patio llamado "de columnas" del palacio, donde del techo pendían una especie de globos ovoidales. Era la instalación del artista vallisoletano Eugenio Ampudia que se iluminaría con la proyección, sobre ellos, de las imágenes de la exposición "Ars Itineris: el viaje en el Arte Contemporáneo" compuesta por proyecciones del Camino de Santiago, y que ya había recorrido toda la España Jacobea, siendo Oviedo el último destino para despedirse de esta gira organizada con motivo del Año Santo Jacobeo, organizada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, coordinada por el Ministerio de Cultura y apoyada por el Consejo Jacobeo. Habrá más celebraciones, pero ya sin presencias políticas, más de tipo cultural, argumento que de por sí define la propia celebración.
Al salir, una pertinaz lluvia pre-invernal y navideña, me reubicó en la conocida realidad, y en mi cabeza, el dicho de la época del Camino, tan conocido y por mí, tan últimamente repetido: "Quién va a Santiago y no al Salvador, visita al criado, y no al señor".
                                                                                

viernes, 17 de diciembre de 2010

El Real Juvencia, un histórico en tapa dura

                                                                      
El trubieco Valentín Álvarez ha publicado su segundo libro "Real Juvencia" Historia del fútbol en Trubia", editado por La Cruz de Grado, editorial del incansable César G. Santiago, feliz de haber sacado con éste, su primer libro "en tapa dura" y que ha confiado de nuevo en Álvarez para ejercer como "padrino" de este producto "made in Trubia" hecho con gran dedicación y documentación.
Conocí a Valentín hace más de veinte años, cuando, preparando un pase de modelos para recaudar fondos para mi viaje de estudios de la carrera de Historia del Arte, colaboró con nosotros como modelo.
Valentín era, y es, un hombre alto, de buena planta y buena disposición, discreto y buena persona, que ejerció de modelo en la discoteca Pasarela, ya desaparecida, entre las monísimas modelos que también participaron de aquel divertido evento y otros chicos que también formaron parte del elenco, como el actual responsable del Área Musical de la Fundación Príncipe de Asturias, Luis Heres, e incluso espectaculares animales, como el león Mateo y el gran gran danés, cedidos y llevados por Vicente Ramírez Trapiello, propietario de la tienda de animales El Arca de Noé.
Como autor de recopilaciones sobre su pueblo natal, Trubia, Valentín ejerce ya de pleno derecho con esta su segunda obra, y lo hace como gran conocedor e impecable divulgador de esta peculiar tierra cascarillera, ya que trabaja desde hace años en la Fábrica de Armas de Trubia.
 
                                                                                
El libro, excelentamente ilustrado y aderezado con fotos, textos y otros datos, ofrece la historia del Real Juvencia desde su fundación, curiosidades y anécdotas, competiciones y otros interesantes aspectos de este equipo de fútbol que llegó a militar en 3ª División y del que, sin duda, muchos y muchas aficionados al fútbol, o conocedores de algunos de estos futbolistas, actualmente dispersos en diversas actividades y ciudades de España, o incluso del mundo, podrán disfrutar en estas fechas navideñas como un excelente regalo.
 
A Valentín, al que, si bien no frecuento mucho en el trato por no coincidir demasiado, pero sí que aprecio y admiro como persona, autor y documentalista, le debía este post, ya que me consta que le hubiera gustado que le hubiera hecho una de mis "Lupas" en La Voz de Asturias, pero que, al no poder haber acudido a la presentación del mismo en el Teatro Casino de Trubia, al menos me gustaría que este hecho, feliz para el autor, su familia y amigos, y el pueblo de Trubia, formara parte de mi espacio internáutico, ilustrado con algunas fotografías que del evento, me ha aportado el propio autor.

                                                                           

domingo, 5 de diciembre de 2010

La fuerte llamada del amor sobrenatural

Fallecía hoy en Oviedo María Teresa Sanz Moliner, la viuda de Luis Fernández-Vega Diego, prestigioso oftalmólogo ovetense, que también nos dejó el pasado mes de agosto de este año y con cuya noticia abría este blog al mundo: "El adiós a los ojos de Luis".
Esta tarde recibí una llamada que me lo confirmaba y, sinceramente, mi primer pensamiento, aparte de ser para sus hijos Luis y Maite, ha sido, aunque ya no esté entre nosotros, para su marido Luis.
Sin duda, cuando un matrimonio es tan longevo en el tiempo y han sido, como imagino, tan felices como se les veía, cuando uno de los dos falta, el que queda debe de sentirse bastante perdido en el mundo terrenal, y en el caso de la adorable María Teresa, así debió ser y aunque estaba, al parecer, delicada de salud, la falta de su marido, siempre a su lado, la dejó, quizás, sin fuerzas, para remontar unas Navidades y unos días sin él. Su fallecimiento, tan cercano en el tiempo al de su marido, me hace pensar en la posible existencia de la fuerza del amor eterno y de su poderosa vibración desde el más allá.
Recuerdo a María Teresa, aquella tarde tan tórrida de agosto, con la Catedral rebosante de familia, amigos y conocidos, ella, en medio de todo aquel gentío, tan frágil como encantadora en el multitudinario funeral de su marido, recibía con la débil sonrisa de la gente educada en pleno dolor, los pésames y muestras de cariño de todos los que hasta allí nos acercamos.

                                                                         
Ahora ya descansa en paz, junto a Luis. Pienso en Maite, su única hija, siempre de su brazo por la calle, en la peluquería, donde, a veces coincidíamos, y ella, tan rubia y con su piel tan fina, me sonreía y me hablaba con el delicado cariño de quién emana una innata dulzura interior.
También pienso en su hermana Conchita, casada con Álvaro, hermano, a su vez de Luis Fernández-Vega Diego, en sus sobrinos, en sus nietos... Una familia realmente abatida. Ahora Maite y Luis se han quedado del todo huérfanos en estos días que se aproximan.
Si ya hubiera sido duro pasar estas fiestas con la ausencia del padre, tras el fallecimiento de María Teresa, sin duda esa mesa de Navidad va a estar más triste que nunca.
Querida María Teresa, desde donde estés, envíanos por favor, una de tus sonrisas tan delicadas. Será, para muchos, muchos de los que te apreciábamos, uno de nuestros mejores regalos de Navidad.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

La Moda en general: una luz en la oscuridad

 Hace algunos días se llevó a cabo el quinto Certamen “Mejor Joven Diseñador de Moda Asturiano 2010-1011” que yo presenté en las primeras ediciones y en sus modestos orígenes, realizado, de aquellas, en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo.
Recientemente se celebra en el rebautizado (¿por quién?) “Espacio Trascorrales”.
Desde luego que este nuevo emplazamiento, da más juego.
La presidenta de la Asociación de Diseñadores Promoda, Cristina García, se paseaba, cableada, entre modelos y jurados con el habitual aire de nerviosismo que se apodera de los organizadores y responsables.

                        
Asomando de entre las bambalinas, la deliciosa presentadora Beatriz Cabrera, inspectora y regidora de la zarzuela en el Teatro Campoamor, armazonada en una creación rojo cardenal de Nicolás Fernández y realizando su tarea “gratis total”.

 En el backstage, imagino, los preceptivos nervios. Andrea Galán, Araceli Fandos, Carmen Nieto, Julio González, Lucía G. Incera, Sandra Colledo y María Cordera (la ganadora final) fueron los diseñadores participantes de esta edición.
En el front row las expertas de moda asturianas Teresa Laso, presidenta de ADYMO y la bloguera Guadalupe Cuevas (Fashion Assistance) compartiendo fila con los inseparables Marta Magadán y Jesús Rivas.
Más primera fila: el director de Autónomos Julio G. Zapico con su mujer Mar Núñez, la concejal Paloma Sainz y el director de Promoción Comercial, José Luis Carús; también entre el público, recibida con cariño por la organización, la veterana locutora Menchu Álvarez del Valle, madre de la diseñadora Henar Ortiz y abuela de Claudia G. Ortiz, modelo del evento.




Otros asistentes: el joyero Pedro Álvarez y la diseñadora Ana Zapico; el barman Danny Alcaide y su mujer Nuria Onís, la concejal Silvia Junco, el fotógrafo de moda Rubén Fernández, el pintor y museólogo Juan Estove y la modelo Arlene López. Familiares de las y los diseñadores y de las modelos de la empresa ASG van ocupando las sillas de plástico destinadas al público.
En el frontal de la pasarela, el jurado. De negro y soberbia, la presidenta de ANDE, Laura Victoria Valencia; más alta aún con sus plataformas, Paquita Torres, juntas Rosina G. Baeza y Soledad A. Saavedra; muy arreglada, Henar Ortiz; otros miembros del Jurado escuchaban instrucciones; el arquitecto José Llano; la diseñadoras María Lafuente y Nuria Ordiales, ganadora de la 3ª edición del certamen, el fotógrafo Bernardo Baragaño y la concejala Carmen Manjón, a quiénes acompañaba la notaria Isabel Valdés Solís de Chile.

                    
Los chicos de la Patrulla Dixie, dirigidos por Jorge Viejo, ensayaban algún acorde del jazz de Nueva Orleans que interpretarían a lo largo del desfile. El mago Pablo Picayo trataba de coordinar sus zapatos de payaso sobre la moqueta negra de la pasarela. “¿Podemos empezar ya?” se escucha en todo el "Espacio" a eso de las ocho y veinte en la voz apremiante de García. Música, moda, nervios, luces, ilusión…
"Quédate, hay cosas guapas" me sugiere Cristina García. No pude hacerlo y me fuí tranquila porque sé que la crónica de moda queda cubierta por una experta, alguien que lo hace estupendamente: mi amiga, e iniciadora en el mundo del blog Guadalupe Cuevas, creadora de uno de los blogs de moda más leídos de España: Fashion Assistance.
Los jóvenes diseñadores y diseñadoras asturianos soñando ser “Une lumière dans la obscurité”. ¡Suerte!
                                                              

viernes, 26 de noviembre de 2010

Joyeros y joyeras asturianas: Jóvenes, aunque sobradamente preparados

Recurriendo al lema del anuncio de una marca de coches en los años 80, me refiero en este post al colectivo de joyeros y joyeras asturianas que tuvieron a bien invitarme a ser jurado de la 2ª Edición de sus premios del Concurso de Diseño y Joyería 2010. No pude acudir como tal, ya que ellos me proponían un horario incompatible con otra crónica con la que me había comprometido previamente (la inauguración de la exposición de Manolo Linares, de la cual doy cuenta en este espacio) pero, cuál no sería mi sorpresa, cuando veo aparecer juntos a tres de los jurados con los que, en teoría, iba a coincidir: Severino G. Vigón, Ramiro Fernández y Alfredo Canteli, posando junto al resto, en la foto. Algunas personas, sin duda, tienen el don de la ubicuidad.
No sé si fue la confluencia de los astros, o que ellos son, sencillamente así (habrá de todo, imagino) pero me parecieron un grupo de personas muy agradable y con ganas de hacer cosas.
Al frente de ellos, como presidente del Gremio, está mi contemporáneo cronológico Andrés Vázquez, y en la directiva, joyeros-as, relojeros-as, más o menos de mi edad. También, tomándose un aperitivo, el resto del jurado, entre ellos, el prudente José Luis Carús.
Eché de menos la presencia de más señoras entre los miembros del jurado, pues aunque con la cariñosa y competente presidenta de Creasmoda Sylvia de la Vega y Paloma Landa, el colectivo femenino estuvo estupendente representado, no hubiera estado de más alguna experta en estética, arte, o compradora de joyas, ya que según parece, por estadística, las señoras somos las principales destinatarias de la joya como obsequio.
El evento, sencillo y minimizado en asistencias por la gran convocatoria de actos que hay este mes de noviembre en todas partes, se celebraba tranquilamente en el NH Principado y llegó a compartir espacio, en el mismo salón, con una cena de investigadores entre los que se encontraba la encantadora Ángeles Menéndez Patterson.
Os dejo algunas imágenes del fotógrafo Moisés Otero, del posado del jurado, así como de las joyas ganadoras: un brazalete de inspiración egipcia y un curioso diseño desmontable.
El resto de la cronica, más nombres y otras fotos, la podéis leer y conseguir completa en la edición digital de La Lupa que realizo para La Voz de Asturias http://www.lavozdeasturias.es/

                                                          El jurado

                     El "Ojo de Horus", pieza ganadora, autor Daniel Álvarez

       Un diseño en papel, el otro ganador, obra de la leonesa Raquel A. Sierra
                                                                             

                                                                                                                                                    

martes, 23 de noviembre de 2010

Manuel G. Linares, un maestro de la plástica de la tauromaquia y la estética campesina

                                                                           
"No te lo quites, estás monìsima" me recomendó la sabia en estética Henar Ortiz, ante mi confesión como periodista acalorada por mi precioso gorrito de fieltro nantés de inspiración medieval. Ella, que acudía con su madre, la entrañable Menchu Álvarez del Valle, junto con otras decenas de personas, alternaban el saludo con unos y otros, y el vistazo a los capotazos-pases-pinceladas del maestro de Navelgas en las obras que nos brindaba, llenas de "Vivencias y Sentimientos"en la exposición que inauguró el pasado jueves 18 en Murillo y que les recomiendo de corazón visitar hasta al 11 de diciembre.
Manolo, a quién conozco desde la época en Radio Asturias, cuando para entrevistarle con motivo de una de sus exposiciones, allá en los 80, llamaron al estudio al fallecido periodista Julio Ruymal, dejándonos a mi compañero Luciano García y a mí en un aparte, no fuera a ser que metiéramos la pata con nuestras posibles preguntas, aunque yo, estudiante de aquellas, de Historia del Arte, pude realizar una sola, declarándonos (¡quién, Dios mío!) ignorantes en la materia de forma implícita ¿o explícita?...Cosas que sólo pasaban en aquella Radio Asturias...espero que ahora no ocurran ese tipo de humillaciones profesionales, ni en éste, ni en ningún otro tipo de medio de comunicación. Es sólo un deseo, no soy tan ingenua...
Más adelante, y en mi segunda etapa como periodista radiofónica en Radio Vetusta (durante 13 años) pude contar con Manolo Linares como contertulio-medueleAsturias, tal y como cariñosamente le bauticé por sus habituales y justas críticas a la realidad regional y con las que nos aderezaba las tertulias de cada mañana.
Pero sigamos con nuestro admirado Manuel G. Linares y sus destellos de oro en las luminosas jornadas de la recogida de cereales, en los sombreros y fondos del horizonte de sus ahora alegres campesinos (los que ejecutaba en la época de aquella no-entrevista tenían tonalidades más ocres y tristes y mostraban concienzudos trazos...¿porqué sería, querido Manolo?).
Escenas de tauromaquia y unos sorprendentes búfalos en manada (influencia de su reciente estancia en Sudáfrica, así como los ocres vivos y los dorados, según me reveló Teresa del Cano, la estupenda directora de la galería) convivían con dos escenas figurativas de playa, en azules, un poco "apostaladas" y demasiado realistas... "Se ha basado en fotografías", me explica mi ex profesora de Occidente, Soledad Álvarez, al tiempo que observa una vuelta a sus orígenes, "reinterpretándolos con un colorido más neto y un trazo más constructivo".
Toda esta combinación de conocimientos, revelaciones, emociones, vibraciones cromáticas, convivían en unos, cada vez más reducidos metros de moqueta, y aderezaban saludos y miradas a la obra.
El resto de mi crónica, nombres y otros detalles incluidos (como la lectura de los poemas de su hija Almudena), la podéis leer en La Lupa que ha salido en La Voz de Asturias http://www.lavozdeasturias.es/asturias/oviedo/Manuel-Linares-alma-toro_0_375562473.html

Querido Manolo, aunque lógicamente la alegría de la venta se equipara a la del cariño que todos y todas los que tenemos la suerte de ser tus amigos y amigas te profesamos ese día y siempre, imagino que a tu pincel, suave como un capote y certero como un estoque, le será más fácil plasmar el sentimiento, que las ganancias que, en estos tiempos que corren, como en todos, buenas son.

       Jaime y Almudena, hijos de Linares, con el novio y los futuros suegros de ésta

          Henar Ortiz, su madre Menchu A.del Valle, Linares y Pepe Velasco
        Amigos y amigas de Manolo Linares, con Ana, de la Galería Murillo

        Invitados e invitadas, entre ellas, Nancy, esposa de Enrique Fierres

      El campesinado y la tauromaquia, explosiones de color en la obra de Linares                           

sábado, 6 de noviembre de 2010

Antonio Parreño, compañero en el Curso de Corresponsal de Guerra 2007

Hace tres años realicé el Curso de Corresponsal de Guerra que ofrece el Ejército de Tierra todos los años a periodistas interesados en ello, o que ya cubren este tipo de información. Por mi ascendencia familiar militar, porque el tema me resulta muy cercano e interesante, y por ampliar mis conocimientos sobre esta apasionante y peligrosa faceta del periodismo, pude acceder al mismo y estuve cinco días en la Escuela de Guerra y en otros escenarios relacionados con el aprendizaje en autoprotección, dotaciones militares, primeros auxilios, prácticas de conducción en todoterrenos, y otras muchas tareas propias de los militares en los escenarios de guerra y que en un momento dado, también podrían ser de los periodistas destacados en la zona. Compartí esas inolvidables jornadas con una serie de periodistas llegados de toda España y de diversos medios de comunicación.
Uno de ellos era Antonio Parreño. Hoy noticia por el ataque brutal sufrido en el tribunal de Ain Sbaa (Casablanca) en un juicio a unos activistas saharauis. Parreño ofrecía su crónica al día siguiente del hecho, con la ceja rota y una expresión entre rabia y cierta tristeza. Junto a él, padecieron también la agresión el corresponsal de la SER Eduardo Marín. Antonio y yo compartimos aula, paisaje toledano, acorazados, comidas de cuartel, conversaciones con los mandos, cansancio, autobús, la sensación de calor con el traje de protección química, un casco de casi un kilo durante horas, conducción por parajes insospechados, y todo lo que conlleva la apasionante aventura de este completísimo curso impartido en la Escuela de Guerra en Madrid.
Antonio Parreño realizó el curso junto con su compañero de Sonido en TVE, Andrés Rojano, también entrañable y con el cámara de TVE Miguel de la Fuente.
Me encanta ver sus nombres en las noticias de TVE. En Haití, donde Parreño ya demostró su aplomo y clase periodística, que ya apuntaba maneras en 2007, y ahora en Marruecos.
Era un joven periodista, compañero discreto, trabajador y personalmente, muy elegante.
Ahora que es protagonista de esta desdichada noticia, de la que en la Escuela de Guerra nos habían advertido (junto con otros muchos peligros que acechan al corresponsal de guerra), me siento muy orgullosa de haberle conocido y le envío, desde este rincón de la red, mi apoyo y mi simpatía.
En la foto, en un descanso de la intensa actividad diaria: Antonio Parreño, la autora del blog, la periodista Marisa Salgado, Andrés Rojano y Miguel Ángel de la Fuente.

                                                                       

jueves, 4 de noviembre de 2010

Ovidio Parades, un escritor y una persona muy familiar

En los varios años que llevo realizando la crónica cultural-empresarial-social...La Lupa, en La Voz de Asturias, he conocido a muchísima gente. Generalmente, por la premura del tiempo, por las prisas, por el hecho de que hay que escribirlo pronto, y mil impedimentos más, no suelo profundizar en la relación con las personas a las que me dirijo, o con las que hablo para realizar bien mi sección. Algunas se evaporan, como cuando abres la tapa de una cacerola con agua hirviendo, otras permanecen en mi memoria ya para siempre, y en algunos casos debo ser yo la que se queda sedimentada en sus bagajes y son ellos o ellas las que me rescatan y me sacan a la luz. Este es el caso del escritor Ovidio Parades. Nos conocimos hace algún año que otro. La editorial Trabe, para la que él trabaja, dirigiendo la librería, presentaba un libro. Yo acudí. ¿Fue entonces, Ovidio, cuando nos conocimos? ¿Fue cuando conocí a Íñigo? A quién sí que tengo claro haber conocido es a Esther Prieto, siempre ahí, trabajando. Y cómo no, al carismático y plástico director de la editorial,  Inaciu Iglesias, poderoso Inaciu, verdad? Me había invitado a formar parte del jurado del Concurso de Escaparates de este año, pero la intensa actividad de los Premios Príncipe de Asturias me impidió (con pena) participar de su amable invitación. Espero que se siga acordando de mí para otras ediciones. Hace unos días, Ovidio presentó su libro "El extraño viaje" título que también da nombre a su blog. En un principio iba a ser en un salón del Ayuntamiento, pero seguro que, a juzgar por la cantidad de gente que acudió, hubo de cambiar el sitio de presentación a la Plaza de Trascorrales.
Ovidio y yo nos llevamos algunos añetes. Los justos para ser de distinta generación, pero hay muchas cosas que compartimos cronológicamente. No hablaré del libro porque os recomiendo que lo compréis y lo leáis en cualquier momento. Es una compilación de vivencias, recuerdos, sentimientos, alguna tristeza (pocas) y mucha luz (la que él emana) en un paraíso algodonoso que se deja leer en cualquiera de estas tardes otoño-invernales que se nos avecina. Con chimenea o no, con gata o no, con pareja o no, como estéis, antes de dormir, como ejercicio de relajación neuronal, después de comer, como digestivo...yo qué sé!
Ovidio, lo que te dije en mi crónica La Lupa de La Voz de Asturias....¿Cómo he podido sobrevivir tanto tiempo sin haberte tratado con más cercanía?
Os ofrezco algunas fotos del evento. Familia, amigos... Nunca Trascorrales albergó tanta simpatía y cariño hacia un personaje que, como él, esa tarde, nos abría, una vez más, su corazón de viajero.

                                          Público asistente, variado y numeroso

                                      Ovidio Parades y su editor, Inaciu Iglesias

                                                Esther Prieto y su sobrino Juan

                            Ovidio con sus padres, hermana y su marido Iñigo                          

miércoles, 27 de octubre de 2010

Los nobles del siglo XXI

He acudido a la ceremonia de ingreso de nuevos miembros del Cuerpo de la Nobleza de Asturias y algunos de los llamados "cruzamientos", que se celebran habitualmente en la Catedral de Oviedo. Recuerdo el celebrado hace tres o cuatro años, cuando mis primos Ricardo y Regina Vitienes participaban como nuevos miembros de esta institución nobiliaria.
El sábado 16 de octubre tenía lugar en la iglesia de San Tirso la ceremonia correspondiente a este año, en la que Víctor Manuel de Saboya ingresaba como protector regio, aunque finalmente no pudo estar presente.
Allí se dieron cita los nuevos miembros: caballeros y damas y los ya veteranos, sacerdotes incluidos, como el mediático padre Apeles, semiescondido en el altar, luciendo unos zapatos de hebilla, como de época, que contrastaba con su atuendo eclesiástico y con su largo cabello sobre la nuca.
Os adjunto algunas de mis fotos y el link de acceso a la crónica La Lupa que hice sobre el tema, en el periódico en el que colaboro habitualmente, La Voz de Asturias-Público.

 Eladio Junceda apadrinado por su padre, el doctor Juan Manuel Junceda Avello y recibido por el duque de Sevilla Francisco de Borbón y Escasany

                                                            El padre Apeles

Toda la crónica completa en:
http://www.lavozdeasturias.es/asturias/oviedo/Nobleza-probada-aprobada_0_360563975.html

martes, 26 de octubre de 2010

VICENTE DEL BOSQUE, UN SEÑOR DEL FÚTBOL

Aún estoy conmocionada por el encanto de este hombre. Premio Príncipe de Asturias del Deporte dirigiendo a la Selección Nacional de Fútbol, derrocha un aura mágico de bondad y buenas vibraciones. Me cautivó. Si queréis leer la entrevista original, la encontraréis en la revista TIEMPO que ha salido el viernes 22 de octubre, o en este enlace que espero os sirva. Por cierto, la foto, estupenda, que nos ofrece una imagen de Del Bosque algo alejada de la habitual, es del fotógrafo del Grupo ZETA Pedro Corro.
        
                                             

http://www.tiempodehoy.com/default.asp?idpublicacio_PK=50&idioma=CAS&idnoticia_PK=62193&idseccio_PK=624&h=100827target="_blank"

Aunque no me atrevía a ponerla, porque yo salgo fatal, sí que me apetecía compartirla con vosotros.
Es una de las fotos de recuerdo que no me resistí a hacerme con este ser tan especial que es Vicente del Bosque, de nuevo actualidad por el título de marqués que le ha otorgado el Rey Juan Carlos.
Enhorabuena, Vicente! (una de las miles más que recibirá este adorable señor).
La foto está hecha en la sala en la que le hice la entrevista para la revista TIEMPO, en la Ciudad del Fútbol (Las Rozas, Madrid).

                                                                           

domingo, 24 de octubre de 2010

30 años de Premios Príncipe de Asturias

En mis ya veintiocho años de profesión periodística he asistido a muchas entregas de los Premios Príncipe de Asturias y a todas las facetas de este efervescente evento para la ciudad de Oviedo y para cualquier periodista: entrevistas, ruedas de prensa y, como he comentado en mi anterior post, dirigiendo y presentando programas de radio y televisión en directo, desde el propio Hotel de la Reconquista y también he tenido la suerte de poder disfrutar, como invitada, de la posterior recepción de Su Majestad la Reina y el Príncipe, primero sin la Princesa, y ya, en los últimos seis años, con doña Letizia.
   El hall del hotel es un hervidero de presencias, emociones, encuentros y, por decirlo directamente, de vanidades mundanas.
   Al inicio de la mañana del viernes, hay más periodistas que personajes. Luego, cuando desembarcan del autobús procedente del aeropuerto, a eso de la una, los personajes, invitados, patronos, jurados, etc, se mezclan formando un apasionante mosaico de noticias, comentarios, confidencias y reencuentros.

   Os dejo aquí algunas fotos de los distintos momentos en los que, las distintas personalidades participantes, protagonizaban con premiados, o con los representantes de la Familia Real, diversos encuentros.

  Su Majestad la Reina Doña Sofía acompañada por el presidente Areces y el presidente de la Fundación, Matías R. Inciarte, a su llegada al hotel

                  Momento en el que la Selección Española recoge el Premio del Deporte

                        Palcos con los invitados, en el del repostero, la Reina Doña Sofía

                En la recepción posterior, con Rosa María Calaf y con mi amiga Patricia

La directora de la Fundación, Teresa Sanjurjo, recibe un obsequio del equipo de arqueólogos de los guerreros de Xi'An

                Rodrigo Rato y su novia Alicia González en charla con Sergio Marqués

                                   Los Príncipes en la primera audiencia del jueves


La copa del mundo sembró la expectación en el hall del Reconquista 

                                                            Richard Serra y su esposa

                              La autora de este blog al finalizar la ceremonia de entrega

miércoles, 20 de octubre de 2010

Letizia Ortiz, la entrevista de mi vida, hace ahora, diez años...

                                                                   
Fue ahora hace ya diez años. El 24 de octubre de 2003 entrevisté a la entonces colega televisiva Letizia Ortiz, entonces Princesa de Asturias por su matrimonio con el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, desde el jueves 19 de junio de 2014 Reina consorte de España.

En el lugar donde vivo, para ver la televisión sólo entra la señal de una parabólica que en aquel año 2003 daba servicio a lo que hoy es Digital Plus.

Aquel año, la única cadena nacional que recibíamos en aquella primitiva plataforma era la de la la 1. Así, cuando queríamos ver el informativo de las 9 de la noche, era TVE la única opción.
Y allí aparecía cada noche Letizia Ortiz con Alfredo Urdaci.

Ya por entonces, yo llevaba dirigiendo, produciendo y presentando (la típica proeza típica de los periodistas que trabajábamos en las actualmente desaparecidas televisiones locales) el especial de los Premios Príncipe (lo hacía desde 1997) en la emisora local de televisión Oviedo TV que en sus incios se llamaba Oviedo Televisión.

Yo misma me encargaba de seleccionar a quiénes podría entrevistar en cada programa de unas cuatro horas y media de duración, en directo, desde el corredor del Patio de la Reina en el Hotel de la Reconquista.

Aquel programa fue una idea mía que partió de otra idea que tuve con la realización del mismo programa, pero en la edición radiofónica (solo hubo una), en la emisora local en la que trabajé durante 13 años, Radio Vetusta.

Premiados, jurados, expertos en todos los temas que habitualmente se desarrollan en estos contextos. protocolo, historia, arte, política, seguridad, y demás disciplinas premiadas desfilaban por aquel set y, a eso de la una, una o uno de mis asistentes de producción se lanzaba en la búsqueda y recogida de los invitados del famoso avión que llegaba de Madrid o de más periodistas a nivel nacional y personalidades que acudían al buffet, la ceremonia y a la recepción.

Como Letizia Ortiz era y es, nieta de una profesional de toda la vida de la radio asturiana (Radio Cadena Española, Radio Oviedo...) Menchu Álvarez del Valle, (esa cálida voz en mi memoria infantil!) y con la que coincidí más adelante, ya como profesional de los Medios, en varios eventos radiofónicos (las típicas cenas de premios, etc y otros encuentros en la radio) y a mi, sinceramente, me impactaba su fuerza al presentar, además de su innegable belleza, amén de ser asturiana, hija de otro ex director radiofónico (Antena 3 en sus comienzos) Jesús Ortiz, pensé que no estaría mal poder entrevistarla en el programa de la tele local.
Para ello, como solía hacer cuando preparaba un programa, yo misma levanté el teléfono (el de mi despacho en Radio Vetusta, y mi móvil) y llamé directamente a TVE.

Lógicamente no me pasaban con ella, me daban largas, lo típico de que te dejan esperando unos minutos y luego se corta (una semana más tarde comprendí porqué) y con la cierta confianza que nos une, y porque Menchu es una señora encantadora, yo, totalmente en la inopia, la llamé y le pedí el teléfono de su nieta.

La producción de ese macro programa la comenzábamos a realizar el mes de septiembre, para en octubre centrarnos en lo inmediato: los premiados.

Previo a la entrevista, llamé a Letizia Ortiz unas tres o cuatro veces, (sólo la llamaba yo, ya de móvil a móvil) según su indicación, y al principio tuve que explicarle muy detalladamente quién era yo, para qué medio trabajaba, qué tipo de programa era, dónde, y sobre todo, una cuestión que tratábamos en cada una de las conversaciones era qué le iba a preguntar y de qué íbamos a hablar en la entrevista. Ella me escuchaba muy atentamente.

Por supuesto como entonces colega que era, mis preguntas iban dirigidas a su trayectoria profesional, su vinculación familiar-profesional, y cómo se sentía, como asturiana en Madrid, viniendo a cubrir los Premios más universales ubicados en su tierra natal. En fin, lo típico en estos casos.
Claro, cuando ese sábado 1 de noviembre, me enteré del comunicado del noviazgo de la periodista Letizia Ortiz con el Príncipe de Asturias, primero: me quedé de una pieza y seguidamente comprendí el porqué de esa insistencia en saber los temas a tratar en esa entrevista en la televisión local.

Quizás las personas que me leen desde fuera de Asturias y no han cubierto los Premios cada año, no sepan que esa semana, el Hotel de la Reconquista queda "tomado" literalmente por todo lo que tiene que ver con el evento. Por ejemplo, TVE ocupa una gran superficie de salones en los que edita las piezas, las envía, etc...

Por allí estaría Letizia Ortiz, ya que, el día anterior a la entrevista, me había visto en una rueda de prensa, en uno de los totales que TVE toma como recurso y cuando me acerqué a ella en el hall (estaba vestida con ese abrigo amarillo con el que hizo alguna entradilla desde el escenario del Teatro Campoamor y acompañada, entre otras personas, como Almudena Ariza) me identificó inmediatamente.

Es más, concretó que en la rueda de prensa llevaba el pelo recogido y que al estar hablando con ella en ese momento lo llevaba suelto y ya peinado de peluquería. Increible.

Me pareció simpática y, sobre todo, muy cercana. Le indiqué que la entrevista tendría lugar en el corredor del Patio de la Reina (su ubicación habitual) y ella me pidió que la fuéramos a buscar al set de TVE situado en los salones del hotel.

Recuerdo que cuando llegué a casa, ese jueves diluviaba. Estaba rendida, como siempre el día antes que presentaba ese programa. Tanta responsabilidad y tarea realizada casi en solitario, pues desde la tele local no se me prestaba ningún apoyo, me causaba un estrés infernal.

Ordené mi ropa y mis cosas para el día siguiente, cené relajadamente y me fui a dormir.

¡Quién me iba a decir a mí que la periodista tan guapa de TVE a quién yo veía cada noche con Urdaci y al que por cierto, se imponía en pantalla, era la ya novia del entonces Príncipe Felipe, actual Rey de España, a quiénes todos y todas los asturianos que vivíamos los Premios, le deseábamos que encontrara ya el amor, tras su accidentada historia de amor con Eva Sanumm!
Al día siguiente, ya bien temprano y con una temperatura alrededor de 10 grados en el exterior del claustro alto del Patio de la Reina, comencé el programa en directo y cuando llegó la hora convenida, mi por entonces asistente de producción y becaria en Radio Vetusta, Lucía Fuente, se acercó al set de TVE para recoger a Letizia Ortiz.

Cuando llegó para recogerla y acompañarla al set de Oviedo TV, ella se estaba retocando el peinado y el maquillaje. Le pidió a Lucía que la ayudara con unas bolsas muy grandes de papel, en las que llevaba ropa y la siguió hablando por un móvil muy pequeñito (según me comentó Lucía) hasta el set.

Recuerdo que antes, había entrevistado a Luis del Olmo y al que fuera el preceptor del Príncipe y jurado de los Premios, Aurelio Menéndez quién, por cierto le dijo a Letizia cuando se cruzaron en el set: "Muy bien esa entrevista, muy acertadas sus preguntas" y ella y yo nos miramos y ella se encogió de hombros con una expresión de "no sé de qué habla".

También habíamos metido una pieza de Miquel Barceló, Premio Príncipe de Asturias de las Artes y que no concedió entrevistas a nadie, y cuando llegó ella ya pudo sentarse inmediatamente pues según le indicó a Lucía, tenía mucha prisa.

La pieza nos dejó unos segundos para hablar previamente a entrar en directo.

Llevaba un traje de raya diplomática, negro, de lana muy fina y unos altos tacones.
Ambas somos, más o menos, de la misma estatura, 1'70 pero ella estaba más delgada que yo.

Yo la recibí tiritando pues llevaba desde las diez de la mañana, prácticamente a la intemperie con un conjuntito pensado, más bien, para estar sentada en un salón interior.

Cuando ahora observo el vídeo en mi casa, me doy cuenta de que ella me miraba minuciosamente, como diciendo "a ver si me hace la pregunta de marras...". Pero como yo estaba en Babia, mi entrevista fue totalmente normal y sin cuestiones estúpidas, un poco a la carrera, como siempre dentro de lo profesional y un tanto entrañable.

Hablamos de su abuela Menchu, a la que yo aprecio un montón; ella me mencionó a su tía abuela Marisol que colaboró conmigo como profesora de Locución en los cursos de verano, de Extensión Universitaria de la Universidad de Oviedo que dirigí más adelante, a su padre Jesús, a Lula da Silva, a quién como premiado tendrían esa noche en el Telediario...

Y sin preguntarle yo nada que no se saliera del contexto, fue ella quién pronunció la frase que ha salido en todas las televisiones de España: "este año especialmente, me hace mucha ilusión cubrir los Premios" un recurso televisivo de poco más de 30" que se pudo ver aquellos días en todas las televisiones de España y parte del mundo.

Me imagino que, siendo como era su situación de novia oculta, que la alegría se le escapó por los poros con esa sucinta declaración que luego cobraría su sentido.

Yo, como no era consciente para nada de con quién estaba compartiendo (por su parte, casi por última vez) espacio en un set de televisión, continué la entrevista, eso sí, denotando cierta tensión y deseos de finalizar por parte de ella.

Es más, cuando ya la estaba despidiendo, se quiso levantar con el micro de solapa puesto.

Conmigo fue encantadora. Podía no haberme concedido la entrevista, pero finalmente lo hizo.

Cuando llevaba a mis asistentes de producción, en coche, a sus casas, les comentaba el color de ojos que tiene (un verde alga muy llamativo) la habitual raya cool de color verde que se ponía (ya no tanto), su piel tan perfecta, y sus dientes, tan brillantes que, como en los dibujos animados le salían estrellitas.

Pero de ahí a saber que sería la futura Princesa de Asturias y actual Reina... yo, en la inopia total.

                                                              
Pasó una semana de trabajo normal, en la Radio, con mis habituales tareas y el sábado 1 de noviembre, estaba en mi baño arreglándome, con la música de Michael Jackson de fondo, y llegó mi marido con la noticia: "¿No sabes que el Príncipe tiene novia y la Casa Real acaba de anunciar su compromiso?" me dice.

"Ah, qué bien, (me alegré profundamente) menos mal, por fin!" le respondí, pues como dije antes, muchos y muchas deseábamos que don Felipe, tan alto, tan guapo y tan solo, encontrara por fin a alguien con quién compartir su vida. "Ya, pero no sabes quién es... la periodista de TVE que entrevistaste en la tele local!" me anunció.

Yo en ese momento me quedé de piedra. Mi cabeza comenzó a pensar marcha atrás y me expliqué muchas cosas.

Pensé en llamarla y lo hice. Ella me respondió (qué amable!) pero con una voz como si estuviera hablando con una presión insoportable, alrededor ambiente de mucha gente (¿aeropuerto? no sé...).

Le agradecí enormemente que me hubiera atendido (imaginaros cómo se sentiría ella ese día de la entrevista, sentada en esa silla...) en esas circunstancias que yo desconocía totalmente y le brindé toda mi colaboración (no se me ocurría nada más, estaba bloqueada de la emoción!).
Al poco comenzó a sonar mi teléfono. Curíosamente todas las llamadas eran de productoras y televisiones de fuera de la región. Acudí a algún programa a nivel nacional previo a la boda.

Aquí, en Asturias, mi entrevista con la actual Reina de España fué clamorosamente ninguneado y silenciado. Comenzando por la tele local, Oviedo TV, donde se realizó un programa especial dedicado al compromiso oficial de los entonces Príncipes de Asturias y en el que, haciendo gala de una impresentable envidia, se me mencionó al final, y se omitió mi imagen a lo largo de todo el especial.

Igualmente esa entrevista fué absolutamente ignorada en los tres periódicos regionales asturianos, y en uno de ellos incluso, sí que se hablaba de la entrevista, pero en ningún momento se me mencionaba, aunque sí a otros dos colegas de la radio que habían entrevistado a Letizia Ortiz, hacía seis meses, y vía telefónica.

Interpretaciones? Aunque la situación es clamorosamente explícita, me gustaría compartirlas con vosotros, mis lectores.

Sin embargo, como comenté líneas más arriba, sí que fuí requerida por todos los programas nacionales de televisión, uno de ellos, Salsa Rosa donde Jorge Javier Vázquez, por entonces un sencillo colaborador en La Noria, me comentó que porqué no le había preguntado si le parecía guapo el Príncipe, a lo que yo le respondí (cortante, la verdad) que no era ese el tipo de entrevistas que yo solía hacer en el marco de los Premios Príncipe.
Cubrí, ¡cómo no! el evento para la radio local para la que trabajaba.

Sentí que, sin haber tenido ni idea, había conseguido la entrevista más valiosa para cualquier periodista español en ese momento.

Era, y es, mi tesoro revalorizable con el paso del tiempo.

Por suerte tengo este blog, este pequeño y modesto espacio en la red, para contaros la auténtica versión, la mía y trasladaros mi experiencia.

La noticia de mi entrevista con la futura Princesa Letizia, actual Reina consorte quedó, repito, totalmente enterrada y silenciada en los medios locales, que la ningunearon de una manera impresentable, pienso que, sin duda, afectados por un ataque de envidia recalcitrante.

Así es, a veces, esta profesión. Y ejercida en provincias, más extremadamente envidiosa y cruel con los propios profesionales.

Yo, que no sabía a quién estaba entrevistando y me encontré, sin saberlo, con esa inmensa sorpresa, y teniendo que sufrir, no sin gran sorpresa, el desdén y la indiferencia de los medios de mi entorno. Increíble, verdad?

Eso que decía Urdaci de "Perro no come carne de perro", en este caso, no se cumple. Al menos, conmigo.

Pienso que, ¿cómo será la información respecto a otros temas más serios e importantes, que se da en esos medios, capaces de ningunear el nombre y la simpática anécdota, histórica en el periodismo local, como fue la entrevista de una colega de profesión!

Menos mal que el hecho existe, es cierto y real.

Única e irrepetible. Casual y natural.

Me gusta compartirla con vosotros. Espero que os haya gustado. Habría más detalles, más impresiones, más vivencias, más evoluciones sobre este hecho en mi vida...pero esas, permitidme que me las guarde ya en mi interior.

Por cierto, acaban de pasarme este link que creo que os puede interesar tanto como a mí...

https://www.google.es/?gws_rd=ssl#q=letizia+ortiz+la+entrevista+regina+buitrago


                                                                       

                                                                   

sábado, 16 de octubre de 2010

Y la Asturias tenaz consolidó su independencia

                                                                    
“El militar lo es las 24 horas del día” recordaba la tarde del luminoso lunes 4 de octubre, el capitán de navío y comandante naval de Gijón, Juan Manuel Beceiro refiriéndose a su amigo y colega, el general de división, Francisco Ramos Oliver quién conferenciaría dentro del ya 3º Encuentro Internacional Bicentenario de la Guerra de la Independencia organizado por los profesores de la Universidad de Oviedo, José Girón y Alicia Laspra, patrocinado por el Ministerio de Defensa, el Ayuntamiento de Grado y Cajastur y en cuyo desarrollo también se ha contado con otros organismos. En las jornadas que este año tuvieron como enunciado “España y Portugal 1810: Sociedad, política y Guerra. El papel de Francia y Reino Unido” han participado interesantísimos historiadores como Gérard Dufour, de la Université de Provence,  el teniente general Andrés Casinello, o Carlos Guardado de Silva, de la Universidade de Lisboa, entre otros. Precisamente éste disertaba, previo a la ponencia de Ramos, sobre “Portugal ante una España invasora convertida en aliada” ante un auditorio de fieles seguidores entre los cuales se encontraban, como arte y parte en las jornadas, el delegado de Defensa, coronel Baldomero Argüelles, y como asistentes, muchas esposas de militares, figuras imprescindibles en la vida de estos profesionales, como así recordó el propio Beceiro y el general Ramos, refiriéndose a su mujer, Loren, sentada en primera fila. En los bancos corridos del Aula Magna del Edificio Histórico, el teniente coronel Jorge García de Castro, en sustitución del coronel jefe del Acuartelamiento Cabo Noval, Francisco Rosaleny, en fase previa a su partida a Afganistán; también entre el público, el ingeniero de Minas Edmundo Salazar, esposo de la concejal Conchita García y compañero de estudios, por ende,del alcalde ovetense Gabino de Lorenzo, el coronel José Gutiérrez, la gran seguidora y amiga de Alicia Laspra, Trinidad Rodríguez y su marido Manuel Fernández, el veterano coronel de la Guardia Civil, Gumersindo Baragaño, el reservista Antonio Cuesta, el tataranieto del militar Melchor Sánchez, participante en la Guerra de la Independencia en Asturias, Iván Sánchez, los también aficionados al tema castrense, los historiadores Félix Feito y Álvaro Díez, y José Luis Bobes y su amiga Carmen Granda. Beceiro ejerció de estupendo glosador. Su ingenio y chispa se colorean con su acento gallego. “Una de las mejores presentaciones que me han hecho” afirmó Ramos con admiración tras la enumeración de circunstancias que el marino encadenó sobre la vida del general: “Ha cambiado dieciocho veces de destino…Nadie como un militar para entender la Ley de Murphy” concluyó. Una gozada compartir ese momento con ambos militares, tan experimentados e inteligentes. Tras invitar a los presentes como director del IHCM, a visitar el Museo del Ejército en Toledo, se imbuyó, como experto que es, en las operaciones terrestres y anfibias de la segunda invasión francesa en Asturias y los devenires de las fuerzas españolas en aquella contienda, en el equivocado papel de Napoleón, en la presencia de Wellington, o en la figura del asturiano general Arce. Ramos Oliver es un gran conocedor de todos estos pasados acontecimientos que son la pura Historia de Asturias, maravillosamente contada.

A la derecha de la imagen el comandante naval Beceiro y a la izquierda, el general de División Ramos Oliver

                                                                       
                                                                              
                                                                            

martes, 12 de octubre de 2010

Fernando Largo Vallaure, el arpista del cielo

                                                                       
Leí la noticia esta mañana, en uno de las ediciones digitales de la región. Me quedé helada. Sabía que Fernando estaba enfermo de esclerosis múltiple, porque una de sus tías me lo reveló en una exposición en el Centro Asturiano. Hacía años que no le veía. Sí a su mujer, Elvira, compañera mía en la última etapa de carrera (Historia del Arte) que por aquellos días de reencuentro iba ya con sus dos niñas, Carmen y Olaya. A Fernando y a Elvira les presenté yo hace veinte años, en Gijón, en el concierto de Tina Turner. Fué un flechazo. Nos dejaron a mis amigas y a mí en las gradas, para bajarse al campo, para verla más de cerca. Poco después se casaron y recuerdo que me enseñaron (siendo novios) la casa en la que iban a vivir, encima de Cadorna. Una casa viejísima del Oviedo Antiguo, lindando con los terrenos de la Fábrica de Gas, con un patio al que se accedía por la cocina, y una inmensa palmera centenaria en el interior que, imagino aún existe. Todo muy romántico. Muy de Fernando, tan caballero por educación, tan peculiar por carácter, tan divertido, tan músico, y antes de Elvira, tan atormentado... Coincidí con él en Radio Asturias, cuando presentaba Gaitas, Arpas y Zanfonas y llegaba con sus invitados, los celtas de los ochenta, tan serios y aparentemente sesudos y con sus raveles y zanfonas que tocaba en directo. Compartíamos mutuas confidencias.También recuerdo alguna actuación suya en el Teatro Campoamor con su admirado Xuacu Amieva. Aquel primer álbum "Na cal fuau" (En la casa del fuego, 1985) el tema "Catuxa" permanece grabado en mi memoria sonora, como los encajes de buena calidad que perduran toda la vida. Con Fernando me reí como con pocos compañeros de aquella radio de personajes tan rancios. Éramos, con otros pocos raras avis (Enrique Bueres, al que encontré ayer por la calle, Ángel González, etc), una casta aparte. Luego la vida va, como la nave, y cada mochuelo en su olivo, nos dejamos de ver y un día te enteras de la terrible noticia. Lo siento enormemente por sus hijas, tan pequeñitas, y por mi antigua compañera y en aquella época amiga, Elvira, tan guapa y tan especial...única persona en el mundo para ser la esposa que hizo feliz a Fernando. Si el más allá existe y se puede volar con las arpas y los instrumentos musicales, sin duda que los que allí están, incluidos sus padres y todos sus seres queridos, seguro que le habrán recibido con un gran abrazo de felicidad, porque las veladas musicales de calidad, están servidas en el Más Allá,


Fernando Largo Vallaure con la formación inicial de Beleño, sentado, en el centro, con barba y una zanfona

Como estoy comprobando (hoy 10.02.2011) que este post de Fernando Largo tiene mucho seguimiento, os voy a añadir, con todo mi cariño, otra foto que encontré hace poco, en este caso entre las mías, de Fernando, con la cazadora pachwork y las pashminas que solía llevar por aquella época tan divertida en la que coincidimos en la radio.